Inicio > Historias > EL VIEJO CARRETE

EL VIEJO CARRETE

Cerca de mi casa hay un estudio fotográfico, una de esas reliquias de otra época en las que aún se usa el carrete fotográfico, se abomina del Photoshop y se conserva un cuarto oscuro, al que suelen acudir las chicas del barrio para hacerse books de fotos, las que menos porque sueñan con ser modelos, la mayoría para conservar un recuerdo o hacer un regalo. Tras el mostrador y tras la cámara se encuentra Enrique, un hombre entrado en los cincuenta, siempre peinado hacia delante en un intento de disimular una calvicie galopante, vestido como un dandi de finales de los 60, orgulloso poseedor de un exagerado acento burgalés que no ha querido perder en los casi treinta años que lleva en Cádiz.

Enrique sólo me ha hecho dos fotos en toda mi vida, y en una salgo igualito al Lute, por lo que no tengo mucho más aprecio hacia sus viejas cámaras de carrete que hacia los discos de vinilo, por más que los defensores de unas y otros insistan en su calidad y fiabilidad. No obstante, fuera del estudio, Enrique y yo hemos coincidido en multitud de actos culturales, sobre todo en el museo, y a fuerza de vernos y compartir cacahuetes (que es lo único que, con mucha suerte, ponen ya en las exposiciones) hemos acabado hablando.

Llegados a este punto hay que aclarar que, en el barrio, se tiene a Enrique por un solterón empedernido. Los hombres casados y amargados de sus esposas, y muy posiblemente sus esposas de ellos, lo tienen endiosado hasta extremos increíbles, y el último viaje de nuestro fotógrafo se convierte en la comidilla y el sueño de estos hombres de vida amarga, que imaginan el paraíso que habría sido no casarse, no tener hijos; obviamente, las señoras de estos soñadores también imaginan lo maravilloso que habría sido que sus maridos, miembros predilectos del bar de la esquina, hubiesen decidido tener una vida independiente y, ya puestos, se hubiesen marchado muy lejos. Y justamente por tener esa imagen de soltero de oro, me sorprendió escuchar a Enrique quejarse de que temía que nunca se iba a casar.

Yo no pido mucho, muchacho, no la quiero con estudios ni con dinero, simplemente que sea cariñosa y que me quiera. Fíjate que no quiero ni que me ayude en la tienda, no como esa gente que se casa para tener una criada o una dependienta barata, que parece que compran una mula y que no tienen el más mínimo reparo en emplearla como tal. Yo no, muchacho, yo lo que quiero es una buena mujer, a la que querer.”

Aquello me sorprendió enormemente, pues a fin de cuentas Enrique es un tipo que participa en muchas actividades, que viaja, que trabaja de cara al público... vamos, una persona que tiene que conocer gente a la fuerza. Pero él me explicó cuál era el problema:

Lo que pasa, muchacho, es que las mujeres que a mí me gustan no me aprecian, no me ven como lo que soy.”

Algo dentro de mí se conmovió. A fin de cuentas, Enrique lo que quería era una buena mujer, alguien que le quisiera y a quién él quisiera, no es que fuera un putero ni un mujeriego, y curiosamente, con todas las mujeres de su edad que actualmente hay solteras o divorciadas, me extrañó que no conociera ninguna.

Uy, si conocer, lo que se dice conocer, conozco a un montón de cuarentonas y cincuentonas, ¡pero quita, muchacho! Yo no quiero viejas, yo lo que quiero es una mujer buena, como te he dicho, buena y de tetas grandotas, con buen culo, de veinte o así, que no se me ponga vieja ni gorda del tirón. Que se me van los ojos, muchacho, se me van los ojos cuando les saco fotos a esas carnes trémulas, pero las jodías ni me miran, sólo tienen ojos para los cachitas engominados con los que salen. Pero mejor soltero que salir con una vieja, ¿no te parece?”

No me extrañó que amase tanto las viejas cámaras, pues, en el fondo, Enrique estaba pasando un carrete muy viejo.

2011-02-10 10:49 | 5 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/68921

Comentarios

1
De: Anónimo Fecha: 2011-02-11 13:20

¡Qué asco de mundo! Otro tío que sólo ve en las mujeres un agujero: bien sea para darle placer, bien sea para que le dé niños.



2
De: Anónimo Fecha: 2011-02-11 13:51

http://www.youtube.com/watch?v=eSaFQYbf960



3
De: CorsarioHierro Fecha: 2011-02-12 07:44

¡Nuff Said!

Por cierto. Off topic. La orden estelar tiene buena pinta. ¿Se puede conseguir algo completo y en condiciones?



4
De: Jose Joaquín Fecha: 2011-02-12 12:40

Genial el vídeo jajaja. No podría estar más de acuerdo.

Respecto a El Orden Estelar, se editó hace unos años completo, pero creo que la editorial quebró y ahora se saldan los libros... mira en las librerías de segunda mano.



5
De: Ectorius Fecha: 2011-02-14 17:08

La editorial que editó completa la saga del Orden Estelar fue Ediciones Robel, que tambien sacaba bimensualmente la revista Asimov. La editorial quebró en 2005,creo que por desavenencias con la matriz americana de la revista Asimov, y la saga creo que la puedes encontrar aun en Iberlibro.

Un saludo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.92.201.232 (0d8f07a457)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin