Inicio > Historias > COMENZANDO A JUGAR

COMENZANDO A JUGAR

Mi iniciación a los juegos de rol tuvo lugar durante los primeros meses de 1992, en mitad de una excursión del colegio. Aunque yo no sabía lo que era un juego de rol, sí había probado el HeroQuest y leído una novela de la Dragonlance, por lo que algunos elementos me sonaban remotamente familiares. Quizás por ello, cuando escuché a un pequeño grupo sentado al final del autobús hablando de elfos y orcos, no pude evitar sentirme interesado y preguntarles qué andaban haciendo. Tras una breve explicación, no sé si porque me vieron interesado o porque les faltaba alguien más, me invitaron a sumarme a la partida.

Obviamente, al ser una excursión, no teníamos hojas de personajes, mucho menos dados ni libros de reglas. El chico que hacía de director juego improvisó unas reglas muy básicas y tuvimos que memorizar las características de nuestros personajes. A pesar de lo precario que era todo, nos pasamos el día jugando y disfrutando, máxime cuando resultó que el maravilloso lugar al que nos llevaba el colegio era un campo bastante aburrido donde solo había orugas que te irritaban la piel con su contacto.

Es difícil explicar lo que significó para mí encontrar mi primera espada mágica, luchar contra mi primer troll o defender al mago de un ataque de salvajes orcos. Ningún videojuego, ningún libro y ningún cómic podrán, jamás, superar aquella emoción, porque yo era el protagonista, y lo era de una manera que nadie más podía serlo. Puedes jugar un videojuego y descubrir a cientos de personas, si no miles o incluso millones, que han llevado a ese mismo personaje, han luchado contra ese mismo enemigo y lo han vencido de esa misma forma, pero aquella partida que jugamos fue nuestra completamente.

Después de aquel día, formamos un pequeño grupo de jugadores que nos reuníamos en el recreo y, los fines de semana, en la casa de alguien. A los recreos seguíamos sin llevar dados ni hojas de personaje, más que nada porque los profesores eran capaces de creerse que habíamos montado un casino ilegal (tenían una capacidad increíble para pensar las cosas más retorcidas), pero en las partidas de los fines de semana sí que empleábamos libros, dados y, en alguna que otra ocasión, incluso alguna figura.

Curiosamente, casi todo lo que recuerdo de aquel año tiene que ver con las partidas de rol que jugábamos. A veces creo que, si alguna vez me empieza a fallar la memoria, aquellas aventuras serán la última cosa que olvidaré.


2012-10-07 12:30 | 1 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/72496

Comentarios

1
De: Mirbos Fecha: 2012-10-07 22:02

Las excursiones del colegio, fomentando los juegos de rol como siempre...

Pero es una historia muy bonita.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 107.20.120.65 (6a35924895)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin