Inicio > Historias > AMERICAN PIE

AMERICAN PIE

Cuando American Pie apareció en los cines en el verano de 1999, la comedia adolescente llevaba algunos años muerta. Muy lejos quedaban películas como Los albóndigas en remojo (Up The Creek) o Porky's, cuya última entrega había aparecido una década y media atrás, y parecía que los productos para adolescentes habían desaparecido de las pantallas de cine para centrarse en las series de televisión y la literatura adolescente (que los estadounidenses conocen como young adult fiction), donde era más fácil desarrollar las situaciones y los personajes; es posible que los precios abusivos del cine también tuviesen algo que ver.

La mayoría compartíamos la idea de que las comedias adolescentes eran malas, y de hecho debo reconocer que cuando estrenaron American Pie me negué a ir al cine a verla. No fue hasta algunos años después que un amigo me puso la película y, aunque ciertamente no era merecedora de un Oscar, la disfruté. Tenía una mezcla perfecta de absurdo, situaciones creíbles y bromas burras. Fulano era Stifler, siempre con ganas de fiesta y liándola; Mengano era James, pues los padres lo habían cogido una vez en plena faena con un cojín. Todo el mundo era alguien, y de hecho a mí me tocó ser Finch porque tomaba té americano (imagino que era el personaje que quedaba libre, y algún amigo pensaría que tomar té americano y acostarse con la madre de alguien eran la misma cosa).

Insisto en que no era una buena película, pero nos hizo reír y nos recordó que nosotros mismos teníamos aquella obsesión con perder la virginidad. El protagonista montándoselo con la tarta de manzana que da nombre a la película y grabándose por webcam cuando se quedaba a solas con la chica de sus sueños, el amigo golfo que acababa enamorándose perdidamente de la chica menos pensada, la pareja de siempre que terminaba rompiendo... todo ello era en cierta medida el reflejo de nuestras propias vidas y nuestros tiempos, afortunadamente sin tartas (años después tuve que reprimir una carcajada mientras comía una tarta de manzana como la de la película en casa de unos amigos estadounidenses) y desgraciadamente sin estudiantes extranjeras de intercambio locas por acostarse con nosotros, pero en cierta medida nos estaba contando nuestros miedos y obsesiones, nos estaba diciendo que todo aquel torbellino hormonal que nos afectaba era normal y le ocurría a mucha otra gente.

Mi amigo el Sangre suele decir que las películas no son buenas ni malas en sí mismas, sino buenas o malas en función de lo que busquemos: si quieres desconectar de una situación difícil y te tragas Réquiem por un sueño lo vas a pasar mal, muy mal, sin importar la calidad de la película. A American Pie le pedimos que nos diese un buen rato, y lo logró de sobra. Por eso, aunque no fuera una buena película, acabó siendo una muy buena película.


2012-09-19 00:01 | 0 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/72417

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 23.20.120.3 (a81ba792bd)
Comentario



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin