Inicio > Historias > GREEN HORNET

GREEN HORNET

Ayer vi la película Green Hornet, que esperaba repleta de acción y personajes muy serios y violentos que intentasen imitar a Batman, pero que me pareció divertidísima y muy original. Sin ser una obra maestra del género superheroico, merece la pena verla sólo por lo interesante que son los personajes y lo curioso que es el hecho de que mantengan algunas convenciones del género (el genio que lo inventa todo, el sidekick, el villano, etc.) pero al mismo tiempo subvierta otras (el sidekick es el auténtico héroe,la chica es el auténtico cerebro del grupo, etc.)

El personaje de Green Hornet me resulta, además, muy simpático: es un ejemplo de cómo se crea un héroe del siglo XX, apareciendo en diversos medios que van configurando al personaje. Por ejemplo, el héroe y su alter ego Britt Reid aparecieron por primera vez en un serial de radio que duró de 1936 hasta 1950, con un breve regreso en 1952. Ahí estaba la base del personaje, por lo demás muy parecido a La Sombra, a El Zorro y al Llanero Solitario (del que era descendiente en la ficción, y cuyo programa emitía la misma cadena de radio): hombre rico con una doble identidad que emplea para luchar contra el crimen. En esas aventuras ya aparecía Kato, su fiel criado asiático, que primero fue japonés, pero a medida que aumentaban las tensiones con Japón fue filipino y a ratos coreano. Otro personaje era Leonore, la secretaria de Britt, obviamente fascinada por el héroe.

Green Hornet fue uno de los primeros mystery men que precedieron a los superhéroes del comic book y, cuando los héroes enmascarados comenzaron a triunfar, a alguien se le ocurrió licenciar al personaje y lanzar historietas, seriales cinematográficos e incluso una revista pulp.

Cada versión ofreció diferentes imágenes del personaje: en la serie de radio, las novelas y el cómic el personaje se cubría la cara con un pañuelo que mostraba a un abejorro, pero en la serie cinematográfica habría sido muy incómodo tener que hablar con un pañuelo y, encima, procurar que no se le cayera, por lo que se le dio una especie de mascara o careta que le cubría desde la boca hasta las cejas, con el símbolo del abejorro. Kato también sufrió variaciones, puesto que en los cómics aparecía como un chófer normal (con gafas de conductor de carreras, eso sí) mientras que en las novelas aparecía con un pañuelo negro parecido al de su jefe. En los medios visuales, además, Kato ganó importancia, ya que puestos a dibujar al personaje o a contratar a un actor era mejor utilizarlo de manera activa, si bien sólo iba a ser un ayudante sin el que Green Hornet se habría podido valer sin demasiados problemas.

La franquicia de Green Hornet se mantuvo con buena salud entre 1940 y 1942, cuando otros personajes más espectaculares llamaron la atención del público. No obstante, los cómics fueron una excepción y se siguieron publicando hasta el año 1949, habiéndose publicado en total cuarenta y siete números del mismo (una cifra bastante decente y que muestra que el personaje siempre fue moderadamente popular).

Con los años 50, Green Hornet perdió su atractivo a la par que su medio principal, el serial de radio, también lo fue perdiendo a favor de la televisión. Comenzaba así un largo letargo de quince años en el que nada sabríamos del personaje.

Fue en 1966, con el éxito de la serie Batman que se recuperó al héroe y a su compañero Kato, y de hecho el hombre murciélago y Hornet vivirían una aventura conjunta en la serie del primero. Aunque la serie apenas sobrevivió veintiséis entregas, una temporada, la serie fue el primer contacto de muchos estadounidenses con el por entonces joven artista marcial Bruce Lee. No obstante, a modo de anécdota, Lee era ya tan famoso en Hong Kong que allí la serie se llamó Las aventuras de Kato. Obviamente, para aprovechar las habilidades marciales de Lee, el personaje de Kato fue representado como un experto artista marcial, mientras que el actor que daba vida a Hornet peleaba a su manera, con obviamente menos gracia, haciendo más uso de su pistola de gas. Una curiosidad de la serie es que dio a ambos personajes antifaces, mucho más elegantes que las máscaras anteriores.

 

 

La editorial Gold Key sacó tres números de un cómic basado en el personaje, pero al acabar la serie dejó de publicarlos, mostrando el poco interés que los lectores tenían en el héroe; curiosamente, otras series que habían sido canceladas, como Star Trek, sí sobrevivieron como cómic. También hubo alguna novelita del personaje, nada del otro mundo.

Nuevamente se le pierde la pista al personaje salvo por contados guiños, como Bill Cosby en los años 70, que crearía a Brown Hornet, el personaje de Cato en La venganza de la pantera rosa.

Es en 1989 cuando la editorial NOW Comics saca una nueva serie del personaje cargada de buenas intenciones, que pretende reconciliar todas las versiones existentes del personaje, considerando que Green Hornet ha sido una identidad que han llevado varias personas en diferente época. La serie es un éxito que sobrevive casi siete años y publica casi noventa números, contando numerosas series limitadas como las dedicadas a Kato. Por supuesto, en España ni nos enteramos de que esto existía. La crisis de la industria del cómic acabó con el personaje.

En 2010, en antelación a la película y tras quince años de silencio, Horner regresaría de la mano de Dynamite Comics, primero con una serie de la mano de Kevin Smith que volvería a jugar con la idea de que Green Hornet es una identidad que pasa de una a otra persona, y luego con varias series que buscan explotar el éxito de la película y que hacen una representación más tradicional del héroe.

Finalmente, la película de 2011 es un ejemplo de tratamiento cinematográfico, donde se supone que la mayoría de los espectadores no van a tener ni idea de quién es el héroe, por lo que se narra su génesis y primera aventura, si bien introducen guiños a los espectadores veteranos como conservar todos los nombres y situaciones originales (como el periódico, música clásica, etc.) y otros elementos de la serie televisiva (los disfraces, un dibujo de Bruce Lee, la música de la serie, etc.)

La conclusión es que se ven claramente las diferencias entre dos medios muy diversos. El cómic se centra cada vez más en un público que conoce el pasado de un personaje o, al menos, está dispuesto a descubrir dicho pasado e integrarlo dentro de una saga épica. El cine, por el contrario, está pensado para ser consumido aquí y ahora, por un publico que no quiere complicaciones de historias pasadas, simplemente disfrutar una historia. Eso muestra el nivel de compromiso de los públicos, que mientras en el cómic es un aficionado que está dispuesto a emplear tiempo investigando sobre un personaje y su historia, en el cine se compone mayormente de espectadores que rara vez se interesan por aquello que rodea una película, salvo que sea picante y escabroso.



2011-12-05 08:54 | 0 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/70881

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.227.127.109 (85b703d68a)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin