Inicio > Historias > HACE MUCHO TIEMPO...

HACE MUCHO TIEMPO...

 

Si miráis la imagen que tenéis justo encima, podréis observar a una pareja de actores que posiblemente os resulten desconocidos a simple vista. Él es Robert Stack, unos diez años antes de ganar popularidad con la serie Los intocables (1959-1963), y sólo comento su nombre a modo de curiosidad. Ella es Liz Taylor, con dieciséis años recién cumplidos, en una escena de A Date with Judy (1948), que aquí se tradujo como Ellas son así.

Es muy probable que quienes leáis esto no tengáis en mente a Liz Taylor como una muchacha joven y hermosa, sino como una mujer mayor y enferma ya fallecida que fue muy hermosa tiempo atrás. Probablemente, la imagen que os muestro aquí abajo os resulte más familiar:

 

 

Lo normal es que, cuando una persona ha estado viva hasta hace poco, la recordemos tal y como era poco antes de morir, no como fue durante su juventud. La propia Wikipedia, por ejemplo, tiende a mostrar fotos recientes de los actores y músicos que están vivos, pero cuando llevan un año o así muertos prefiere mostrarlos como fueron durante su etapa más activa (al final va a ser verdad que la fama nos hace inmortales en el recuerdo, o al menos eternamente jóvenes).

Y eso me lleva al tema que quería comentaros. Y es que algunos amigos me han preguntado que si no me siento extraño al sumergirme en películas y series antiguas donde aparecen actores que ya han muerto o, de seguir vivos, son ancianos al borde de la tumba. Pongamos por ejemplo A Date with Judy: ¿No se me hace raro ver a una chica atractiva sabiendo que hoy día es una anciana? ¿No me distrae pensar que la mayoría de los actores que aparecieron en la película están, hoy día, muertos? ¿No me da pena saber que muchos de aquellos actores, famosos en su día, hoy no los recuerda nadie?

Lo cierto es que al principio sí que me ocurría, y nada más ver cómo la cámara mostraba una escena de una ciudad, ya fuese gente caminando por la calle o niños jugando en un parque, se me hacía patente que toda esa gente ya hacía mucho tiempo que había muerto o, en el mejor de los casos, algunos de esos niños serían bisabuelos. Sin embargo, cuando una película o serie arranca, escuchas las voces (sobre todo si son las originales, no los doblajes con voz de falsete que se hacían en los años 40 y 50) y ves los movimientos, te ríes con una situación cómica o te encandila una mirada, y de repente toda esa gente vuelve a estar viva y a ser joven. ¡Están ahí, los estás viendo! ¿Cómo puedes pararte a pensar que alguien está muerto si te está haciendo reír en ese justo instante?

A diferencia del frío documento en papel, que muchas veces es impersonal y formulario, el historiador que emplea como fuente el cine, la fotografía, la radio o la televisión parece que realmente rompe la barrera con otra época, de tal modo que siente como si se asomara al pasado. Por supuesto, es una percepción falsa, porque una película siempre es una construcción, no un reflejo absoluto de la realidad: la censura, los gustos del público, el presupuesto y la capacidad de los actores pueden transformar por completo una historia. Pero al mismo tiempo, toda película muestra elementos que debían de gustarle al público, o de otra forma no estarían allí: Tal vez no haya escenas de sexo, pero los protagonistas sí se enamoran libremente sin que sus padres puedan evitarlo, lo que nos muestra un concepto del amor y el matrimonio que rompe con la era victoriana. Los adolescentes no fuman, menos aún beben y ni en broma consumen drogas, pero sí que aparecen con ganas de divertirse y tener citas, algo impensable para la mayoría de los jóvenes antes de la Primera Guerra Mundial.

En definitiva, que cuando miras una película o una serie antigua, si logras dejarte llevar, te conviertes en un viajero del tiempo. No todo lo que vas a ver es cierto, pero así y todo la experiencia va a merecerte la pena.


2011-10-17 23:37 | 8 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/70606

Comentarios

1
De: Alejandra Fecha: 2011-10-18 18:59

Parecerá qur vivo en otro mundo, pero no me acordaba que la Taylor había muerto... al menos tengo excusa, murió hace relativamente poco...



2
De: Alejandra Fecha: 2011-10-18 19:01

En cuanto a lo que comentas, a mi me encantan actrices como Romy Schneider, Audrey Hepburn o Vivien Leigh o actores como Clark Gable, y bueno ves una película y sabes que no están ahí, pero la misma película los hace inmortales y no piensas en el tiempo, solo en lo maravillosos que fueron y que son...



3
De: Mirbos Fecha: 2011-10-18 22:59

Y Steve McQueen, y Marlon Brando, ... al igual que otras estrellas, como las de la música rock, las recuerdo tal y como eran en sus mejores obras.



4
De: CorsarioHierro Fecha: 2011-10-19 14:23

"A diferencia del frío documento en papel, que muchas veces es impersonal y formulario, el historiador que emplea como fuente el cine, la fotografía, la radio o la televisión parece que realmente rompe la barrera con otra época..."

Será por haber trabajado de administrativo o por las partes burocráticas de ser profe...pero también el documento frío revela cosas ocultas...los interese y deseos del que lo redacta y del que lo re iba aunque no se detecten...puede que la desidia y desinterés de rellenar un formulario, el saber que lo que se refleja no es del todo cierto...los deseos y necesidades del usuario...

Es también ver una parte de la realidad. No sé si tiene que ver pero ahora me acuerdo cuando cualquier personaje(desde Hiroshi de Shin Chan a cualquier político) decía tengo una reunión de trabajo. ¿Qué decían en esas reuniones? ¿Cómo hacían el trabajo?



5
De: CorsarioHierro Fecha: 2011-10-19 14:25

Quise decir
los intereses y deseos del que lo redacta y del que lo reciba aunque no se detecten.



6
De: Jose Joaquín Fecha: 2011-10-19 18:34

De hecho, una de las principales críticas a la historiografía rankiana (que dice en muy resumidas cuentas que el documento oficial es la única fuente fiable de información, y por lo tanto debe de ser el principal objetivo del historiador) es que los documentos oficiales no sólo pueden mentir (ejemplo: las listas de precios durante el franquismo, que no tienen en cuenta la realidad del mercado negro, que algunas cifras moderadas estiman como un tercio del mercado), sino que además están escritos con una intencionalidad concreta, y pueden ocultar información (por ejemplo, los jóvenes que a causa del paro comienzan a estudiar una carrera son desempleados, pero al no estar registrados en el INEM las cifras de desempleo juvenil parecerán más bajas de lo que realmente son).



7
De: Fran Fecha: 2012-04-03 12:46

Menudo disparate. precisamente a la Taylor se la recordará siempre en La gata sobre el tejado de zic, en Cleopatra, en Un lugar en el sol, en Gigante, El árbol de la vida... Talento y belleza. Hablamos de cine ¿verdad?

Y por su puesto por su gran apoyo, ayuda, colaboración y entrega en la lucha contra el SIDA (Premio Príncipe de Asturias)Tres oscar, cinco Globos de oro, Tres premios BAFTA...No conozco a nadie que vea una foto de la Taylor y sea incapaz de no reconocerla. De este planeta quería decir. Hasta otra



8
De: Jose Joaquín Fecha: 2012-04-03 18:03

Fran, creo que no has entendido lo que quiero decir. Por supuesto, a quienes amamos el cine de todos los tiempos, Taylor será siempre eso. Pero para quienes no existe más que el presente, para las legiones de personas que nunca han visto una película más antigua que ellos, la Taylor era una reliquia del pasado que hacía películas antiguas que eran malas por el simple hecho de ser antiguas. De ahí que yo defienda ver películas antiguas e intentar olvidar que son de otra época, que posiblemente tengan otros valores y actores que no están vivos.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.91.171.137 (1adcdf3252)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin