Inicio > Historias > VIOLENCIA SIN CONSECUENCIAS

VIOLENCIA SIN CONSECUENCIAS

Este verano he visto algunas series infantiles de los años 80, mayormente episodios de He-Man, Transformers, G.I. Joe y Thundarr. Igual que suele ocurrir cuando volvemos a leer un libro o un cómic de nuestra infancia, las series de animación están llenas de elementos que se nos escaparon durante nuestra niñez, ya fuera porque no los entendíamos, ya fuera porque no nos importaban lo más mínimo.

Uno de los aspectos más sorprendentes ha sido encontrar que todas las series cuentan con lo que, en palabras del guionistas Jim Shooter, se considera happy violence, es decir, combates con armas o sin ellas que no tienen ningún resultado desagradable. Por ejemplo, He-Man puede liarse a mamporros con los secuaces de Skeletor, pero ninguno se partirá un brazo o perderá un diente, y a lo sumo verán pajaritos; y los G.I. Joe pueden disparar sus armas contra los terroristas de Cobra, pero sólo para desarmarlos o destruir sus tanques y aviones, cuyos ocupantes siempre logran ponerse a salvo. El empleo de espadas y objetos cortantes es muy poco frecuente, y las armas de fuego suelen ser fusiles láser en lugar de escopetas o fusiles convencionales.

La happy violence tiene como objetivo hacer que los niños no se sobresalten con escenas dantescas, por ejemplo, con He-Man decapitando a un villano, un soldado de Cobra sangrando a borbotones tras ser impactado por una bala en una arteria, o uno de los enemigos de Thundarr con un hueso roto atravesándole la piel; los Transformers, por aquello de ser robots, tenían un poco más de cancha, aunque tampoco mucha más. En su momento, a la mayoría de los padres y expertos les pareció que era una buena forma de plasmar la acción sin horrorizar a los pequeños.

Pero bien pensado, la happy violence es tremendamente peligrosa en sí misma. Lo que enseña a los niños es, a fin de cuentas, que la violencia no tiene consecuencias. Si le das un puñetazo a alguien, a lo sumo lo aturdirás, y las armas de fuego no son malas, porque es difícil impactar a una persona. Y me surge la duda de si aquellos mamporros sin consecuencias estaban realmente destinados a proteger a los niños de la violencia o si, por el contrario, no estaban hechos para mantener a los niños en una burbuja de inocencia de la que los padres no querían que salieran.


2011-08-30 08:23 | 5 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/70315

Comentarios

1
De: traductor chusquero Fecha: 2011-08-30 08:56

No solo en dibujos animados. Los capítulos de "El equipo A" eran una orgía de disparos, explosiones, accidentes... y jamás nadie sufrió un rasguño. ¡Cracks!



2
De: Nico Fecha: 2011-08-30 09:15

Me he preguntado muchas veces exactamente lo mismo, aunque mi punto de referencia era el Equipo A, que tenía más inri, ya que no eran dibujos.

Pasa algo parecido con el western clásico y todas las películas de guerra hasta cierta fecha, quizás con Sam Peckimpah. Aunque las historias son a veces muy duras, y los balazos matan, no salpica la sangre.

Aunque ya te digo que lo he pensado muchas veces, no puedo asegurar una intención aviesa. Por una parte, los niños jugaban a la guerra antes de que hubiera cine. Por otra, la sangre y las tripas necesitan una técnica especial. Los cineastas, en un entorno en que nadie se tomaba esa molestia, ¿para qué iban a cambiar? Con la mentalidad de entonces, la violencia se daba por supuesta. En realidad, fuera de nuestra burbuja, sigue estando ahí. Pero presentar el "gore" se hubiera considerado de mal gusto. Hasta que no se hizo una decisión consciente, no vino el cambio. Y a nadie se le ocurrió que presentar la violencia de forma más "gráfica" fuera una forma de denunciarla.

Como parte de una generación que tuvo de todo esto a espuertas, tengo que decir también que no, que no me convertí en una persona violenta y que no tengo una mayor tolerancia. Habiendo visto la violencia real en la calle, siempre tuve claro que hay una violencia de verdad y una de cine.



3
De: Jose Joaquín Fecha: 2011-08-30 17:59

Nico, en el cine estadounidense existía un código de conducta, el Hays Code, que rigió lo que aparecía en las pantallas entre 1930 y 1968 (también hubo uno para televisión y otro para cómic).

Algunos ejemplos del código:

I. El crimen nunca será presentado de tal forma que se genere simpatía hacia los criminales que vulneren la ley o la justicia, ni incitará al espectador a imitar dichos crímenes.

I.1.b. Las muertes brutales no serán mostradas en detalle.

II. La santidad de la institución del matrimonio y el hogar será adecuadamente representada. Las películas no mostrarán las relaciones basadas en la pasión sexual como algo común ni aceptable.

II.1. Aunque se considera que el adulterio puede mostrarse, nunca será representado como algo deseable ni justificable a ojos del espectador.

VII.1. Se prohíben los bailes que sugieran o representen acciones sexuales o pasiones indecentes.



4
De: CorsarioHierro Fecha: 2011-08-30 21:14

Por el punto VII.1 ya entiendes mejor "Dirty Dancing". Y eso es algo que se dio en España: la clásica referencia al Capitán Trueno y al Guerrero del Antifaz peleando sin espadas.
En todo caso, más bien era la no violencia la que generaba violencia: dar trompazos o meterse en una explosión del Equipo A no producía ninguna consecuencia.

Lo curioso es que el gore es real: médicos de urgencias me han contado como un motorista se quedaba en la barandilla y su pierna salía volando( o al revés): accidentes y guerras producen restos humanos.



5
De: Jose Joaquín Fecha: 2011-08-31 08:29

Dirty Harry (1971) es un ejemplo de película producida tras la aplicación del código, y tiene elementos muy rompedores: el héroe está a medio camino de ser un villano (¡tortura!), pero el villano es un auténtico psicópata. Todo ello con algunos chorreones de sangre y muchos pechos al aire, porque más que sangre y realismo, el público lo que quería ver era cacha.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.196.182.102 (de0b5c0c01)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin