Inicio > Historias > REEDITAR CLÁSICOS

REEDITAR CLÁSICOS

Imaginen ustedes que un buen día acuden a su librería favorita y piden un libro del que les ha hablado muy bien un amigo (El juego de Ender si les gusta la ciencia ficción, las aventuras de Geralt de Rivia si son más de fantasía, Los sin nombre si les tira el terror, Harry Potter si quieren una saga fácil de leer, Yo, Claudio si les tira el pasado...). El librero les mira un poco confuso, consulta su ordenador, vuelve a mirarles un poco confuso y acaba preguntándoles: “¿Pero ese libro se ha sacado en estos últimos meses?”

Y cuando le dicen que no, que tiene ya algún tiempo, el tipo les mira con cara de pena y les dice: “Pruebe a escribir a la editorial”. Pero en la editorial dicen que no, que números antiguos no distribuyen, pero que en Internet tienen una sección de “Compro/Cambio/Vendo”. También quedaría la opción de buscar en librerías de antiguo, en rastros y baratillos varios, o confiar en la piedad del amigo que recomendó la obra y pedirle que os la deje.

Parece un absurdo, pero en el mundo del cómic, hasta hace prácticamente un puñadito de años (menos de diez) era el pan nuestro de cada día. Y no sólo en España, ojo, sino también en los EE UU. La industria vivía al día, como quien vende churros, donde poco importa que ayer se hiciera una obra maestra culinaria, porque lo importante es el churro de hoy: el de ayer ya estará frío y duro. Pero claro, lo cierto es que los tebeos no eran churros, y una obra maestra de ayer se podía seguir disfrutando hoy.

En ocasiones se hacían reediciones, pero en el fondo ocurría exactamente lo mismo: quien no las consiguiera este mes o el siguiente podía olvidarse de leerlas, salvo que tuviera suerte buscando en librerías de antiguo o que un amigo se la prestara.

Tom DeFalco, a la sazón editor en jefe de Marvel Comics, fue el primero que se dio cuenta de que había un público potencial que quería obras clásicas. Su mayor apuesta fue Marvel Masterworks, una serie de tomos en pasta dura y a color que recuperaban las historias originales de los superhéroes sesenteros de Marvel Comics. El proyecto era bastante caro, cerca de 60€ por diez cómics, pero tuvo tal éxito de público que DC, su principal rival, no tardó en sacar sus DC Archives, la misma idea y al mismo precio.

Tras algunas turbulencias económicas a mediados de los 90, a principios del nuevo siglo tanto Marvel como DC comenzaron a apostar por lo que serían “ediciones de bolsillo”, aunque no cabían en un bolsillo, ya que eran tomacos enormes de quinientas páginas con aventuras de los sesenta y los setenta, en blanco y negro, pasta blanda, papel reciclado y, lo más importante, por unos 12 €; Marvel los llamó Essential y DC Showcase. Luego vinieron tomos concretos, en pasta blanda o dura, a color, recuperando etapas especiales, y más adelante los Omnibus, tomos gigantescos que recopilaban cerca de 50 cómics por unos 100 €, un precio más que razonable si tenemos en cuenta la calidad de la edición.

Yo me he vuelto un fan de los Essentials y Showcase, porque en muchas ocasiones el blanco y negro no hace más que resaltar el buen dibujo de los artistas. Otros amigos se han lanzado a coleccionar los Omnibus, aunque temo que un día se les caigan en un pie y los dejen cojos. Los más talluditos ya tenían una buena colección de Masterworks, y yo mismo he empezado a comprarme alguno ahora que los editan, mucho más baratos, en pasta blanda.

Alguna gente, curiosamente, parece estar muy cabreada porque las editoriales estén vendiendo parte de su pasado, pero a mí me parecería tan estúpido como cabrearte con tu editorial favorita por sacar una segunda edición de ese libro que tanto te gustó. Hubo historietas muy buenas en los años 40, 50, 60, 70 y 80 (algunos dicen que en los 90 también, pero nadie las ha visto) y unas veces por nostalgia, otras porque realmente son buenas aventuras, no hay nada malo en que los aficionados las coleccionen y relean. Yo mismo apenas leo cómics actuales, y no porque no me gusten los que se hacen ahora, simplemente porque hay muchas buenas historias antiguas por conocer que son los cimientos sobre las que se han construido las actuales.

2010-09-21 01:01 | 4 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/67762

Comentarios

1
De: Juvenal Fecha: 2010-09-21 22:26

Eso de la reedición empieza a ser gravísimo en el caso de las publicaciones científicas, algunas, clásicos que hay que citar en el estudio sobre un tema determinado. Ya se sabe que son tiradas cortas y caras, pero es que ya te obligan a fotocopiar libros enteros (si alguna de las librerías de alguna universidad cercana se molestó en comprarlos). ¿Tanto trabajo/dinero les costaría mantener un servicio de descargas cuando el libro se agotara? De entrada, hoy día no se pueden alegar costes de digitalización, porque los textos se entregan y maquetan en soporte electrónico. No se iban a forrar con esto, claro, pero ganarían en respetabilidad (en su lenguaje: "imagen corporativa"), y algún que otro lector picaría con más publicaciones.



2
De: Jose Joaquín Fecha: 2010-09-22 00:22

Yo ADORO Google Books. Vale que muchos libros no están digitalizados, y algunos sólo te permiten ver un número limitado de páginas, pero es tan cómodo cuando quieres consultar un capítulo, hacerte una idea de un libro o comprobar una cita concreta que se me hace difícil pensar en investigar sin tenerlo entre mis "marcadores".



3
De: Juan Carlos P. García Fecha: 2010-09-23 15:57

"Hubo historietas muy buenas en los años 40, 50, 60, 70 y 80 (algunos dicen que en los 90 también, pero nadie las ha visto)".

Rubrico; leí Sandman. :-)



4
De: Jose Joaquín Fecha: 2010-09-23 21:44

Pero es que Sandman comenzó en 1989 :)

No, en serio, hubo serias muy buenas: Astrocity sigue siendo una lectura muy recomendable, y Preacher, a pesar de lo cafre que era, rompió con muchos tabúes. Hubo series de superhéroes muy buenas, como The Spectre, Hitman, Clandestine, etc. Sin embargo, a diferencia de otras épocas, no fueron las series más punteras. De hecho, lo que más se vendió en aquellos años es, justamente, lo que menos gusta a día de hoy (con Rob Liefeld como gran ejemplo).



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.157.81.13 (b03e413215)
Comentario



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin