Inicio > Historias > ¿QUÉ FUE LA SAGA DEL CLON?: UNA SAGA ÉPICA (AUNQUE SIN PIZCA DE SENTIDO)

¿QUÉ FUE LA SAGA DEL CLON?: UNA SAGA ÉPICA (AUNQUE SIN PIZCA DE SENTIDO)

Veíamos ayer cómo los cuatro títulos mensuales de Spider-Man habían dejado de contar historietas sueltas para centrarse en una sola trama, fruto conjunto de varios guionistas y artistas, que desarrollarían de manera semanal las aventuras del trepamuros, ofreciéndonos un relato más coherente y unificado. No obstante, no deberíamos de ser inocentes, pues la idea principal era obligar al lector a comprarse todos los cómics de Spider-Man, tanto aquellos que contaban con un equipo creativo de primer orden como aquellos otros más flojos.

¿Pero aceptaría el lector gastarse más dinero del habitual? Los guionistas prepararon la “Saga del clon” con la intención de engancharles con un relato de tintes épicos que dejaría a los lectores pasmados. De hecho, nos dejó pasmados, pasmadísimos, sólo que no como se esperaba.

El editor Danny Fingeroth contaba con cuatro guionistas de diverso talento: un profundo (en ocasiones en exceso) J.M. DeMatteis, un siempre entretenido Tom DeFalco y los mediocres Terry Kavanagh y Howard Mackie. En lo gráfico encontrábamos a unos jóvenes y magistrales Mark Bagley y Tom Lyle, un veterano Sal Buscema con un estilo algo tenebroso y el correcto Steven Butler.

El problema de trabajar cuatro autores al alimón es que, si bien en un primer momento, la fuerza de los guionistas con más capacidad iba a producir excelentes resultados, poco a poco el nivel de las tramas iba a ir decayendo, pues las ideas pasaban por muchas manos (y eso sin contar con los editores asistentes, el editor principal y los mandamases de la editorial). Así, el trabajo de DeFalco fue perdiendo interés, hasta el punto de que no tiene nada que ver con el que realizara por aquellos mismos años en series como Thor o Fantastic Four, y definitivamente es muy muy inferior al que viéramos en su etapa de los 80 de Amazing Spider-Man y en sus posteriores guiones para Spider-Girl.

¿Pero cuál era esa trama? El concepto original era recuperar un clon que Spider-Man había combatido en los años 70, y mostrarnos que en realidad no había fallecido, pese a lo que todos creíamos. Lejos de ser un villano, este segundo Peter Parker resultaría ser un personaje atormentado pero de buen corazón, que se hará pasar por un primo lejano de los Parker (adoptará el nombre de Ben en honor a su tío muerto, y Reilly por ser el apellido de soltera de la tía May). La idea es que ambos personajes conviven en Nueva York, uno bajo la identidad de Spider-Man, el otro bajo la de Araña Escarlata. Todo esto se ve en las aventuras “Poder y responsabilidad” y “El regreso del exiliado”, que son entretenidas y mantienen el buen tono de años anteriores. Se plantean dudas y nuevos misterios, y uno se queda con ganas de leer más.

Sin embargo, la serie fue adoptando un tono oscuro muy típico de los cómics de los 90, y que resultaba un poco extraño en Spider-Man, que de por sí es el optimista por excelencia, puesto que a pesar de todas las cosas malas que le ocurren vuelve a ponerse en pie una y otra vez. Uno de los primeros problemas que encontrábamos era la enfermedad de la tía May, que acababa hospitalizada (acudir a verla al hospital sería la razón por la que el clon volvería a la vida de Peter Parker) y muriendo en “Una muerte en la familia”, una historia hermosa en la que reconocía saber desde hacía algún tiempo que Peter era Spider-Man. En “Telaraña de muerte” veríamos cómo moría el Doctor Octopus, y en “telaraña de Vida” el nuevo Kraven, muertes que sin duda nos conmocionaros como lectores, puesto que parecían presagiar que algo grande iba a ocurrir.

Se ha especulado mucho sobre lo que iba a ocurrir originalmente en la serie, pero eso no tiene demasiada importancia a estas alturas. El hecho es que, en plena crisis del cómic, aquellos guionistas dirigidos por el editor Fingeroth cumplieron todas las expectativas y no sólo evitaron que se hundieran las ventas, sino que algunos títulos incluso las mejoraron. Eso llamó la atención del departamento de ventas de la editorial, que nervioso por la crisis que vivía la empresa (había una lucha a niveles ejecutivos por el control de la empresa, que lentamente se dirigía hacia la bancarrota) fue tomando el control de las oficinas creativas, dictando una política de cruces de series, trucos comerciales y todo tipo de maniobras truculentas para aumentar las ventas. Así que la saga del clon empezó a alargarse más de lo que era de esperar, y algunos de los guionistas originales abandonaron el proyecto (se cuenta que De Matteis acabó muy harto de tener que alargar las historietas hasta el inifinito).

Hay situaciones que se pueden alargar en un cómic, y hay situaciones que no. Darle vueltas y vueltas a la saga del clon demostró ser una mala solución, no sólo porque la cosa no tenía chicha suficiente para aguantar un año (¡cerca de 30 tebeos!), sino porque el conocimiento científico de los guionistas era más que mediocre, razón por la cual la clonación era presentada de una manera un poco ridículo. Por ejemplo, el villano quería matar a toda la población mundial y sustituirla por... clones; parece que nadie le explicó que los clones eran exactamente iguales que las personas clonadas, y que por lo tanto no tenía mucho sentido matar a todo el mundo para luego “devolverlos” a la vida.

En su punto álgido, el fin de la trama llegó al absurdo, y fue concluida de manera bastante cutre en un capítulo guionizador por uno de los dibujantes, Tom Lyle, que al parecer tenía muchas ganas de probarse como guionista y a los jefazos no se les ocurrió nada mejor que darle el capítulo final de una saga. Ahí, con dos cojones.

Lo que siguió fue un sinsentido: el descubrimiento de que Peter Parker era realmente el clon y Ben Reilly el original, la sustitución de Peter por Ben como trepamuros, la repulsa de los aficionados, que empezaban a estar muy cabreados con una saga que no tenía ni pies ni cabeza, y la muerte de Ben Reilly para contentar a unos fans que abandonaban la serie en masa.

La trama continuó, y ofreció más resurrecciones, aunque a esas alturas yo ya estaba leyendo otros tebeos que me resultaban no sólo más entretenidos, también menos insultantes. De hecho, una de las quejas más habituales de los aficionados no era tanto la trama, que sí, que tenía telita marinera... pero no, no era la trama en sí, sino el hecho de que la vida personal del héroe no se veía en ninguna parte. ¿En qué trabajaba Peter? ¿Tenía amigos? ¿Y esos secundarios tan ricos y potentes que habíamos disfrutado durante las décadas anteriores? Parecía como si los guionistas intentasen comprobar hasta qué punto podían cortar amarras antes de que la embarcación zozobrase sin rumbo.

No estoy de acuerdo en que la culpa fue de los ejecutivos, o al menos no creo que sean los únicos culpables. Los editores y los guionistas aceptaron aquel sinsentido porque cobraban bastante bien, y salvando a De Matteis, ninguno estuvo dispuesto a renunciar a aquel sueldo (obviamente había otros trabajos aguardándoles, pero no pagaban sueldos tan golosos). Podían haberse plantado y decir que aquello no podía continuar, podían haber planeado una gran resolución y no las mediocridades que hicieron, podían haber creado otras tramas con las que seguir impresionando a los lectores... pero se sometieron mansamente a los jefazos.

El personaje se llevó casi una década en la más absoluta decadencia, sin despertar el interés de los aficionados y siendo, entre los que llevaban algún tiempo en el mundillo, sinónimo de falta de calidad. Tendrían que llegar otros guionistas con otros planteamientos, una vez perdida casi toda la franquicia arácnida (de cinco títulos y el spin-off de Venom solamente sobrevivieron dos títulos). Varios años después, tras producirse algunos cambios draconianos, muy bien planeados y con una gran libertad por parte de los autores, los aficionados volvemos a mirar al personaje con aprecio, y lo que es más importante, lo leemos con emoción y una sonrisa, disfrutando de historias que serán mejores o peores, pero que siempre resultan entretenidas.

2010-08-18 12:44 | 3 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/67542

Comentarios

1
De: RM Fecha: 2010-08-18 15:08

Se intentó, creo, partir otra vez de cero con Spider-Man, más o menos lo que se hizo luego con Ultimate. Los secundarios ya estaban quemados: todos se habían vuelto superhéroes, o supervillanos, o se habían muerto, o habían resucitado.

El matrimonio de Peter con MJ no funcionaba: no funcionó nunca.

Y se les ocurrió la feliz idea de cambiar de tio bajo la máscara. Rescatando a un clon que ya se había dicho (en la saga original) que no era Peter, por aquello de los sentimientos hacia MJ y no hacia Gwen.

El despropósito se amplió cuando el "otro" Spider-Man era más cool, más pandillero, más duro, en línea con la fascistización de los personajes del universo. Ergo se cambió a Peter Parker por el clon... diciendo que el clon era Peter Parker.

Y el nuevo Peter Parker, rubito y camarero, se rodeó de pronto de nuevos secundarios.

En Marvel me parece que hasta se lo llegaron a creer y todo.

Duró todo menos que un calipo en la plancha del McDonalds.



2
De: Jose Joaquín Fecha: 2010-08-18 18:34

Al principio todo era mucho más simple: el clon aparecía, se hacía amigo de Peter, seguía siendo Scarlet Spider (a lo USAgent, a lo Warmachine, a lo Thunderstrike), vencían al malo de turno y cada uno por su lado (es decir, Spidey con sus series y el nuevo héroe con sus miniseries).

Luego la cosa comenzó a alargarse, y a alguien se le ocurrió todo aquello de que el clon era el auténtico hombre araña y tal, y pensaron, como tú dices, empezar de cero: nuevos secundarios, nuevo ambiente, etc.

El padre de la idea parece que fue DeMatteis, así que en cuanto abandonó el pobre clon que no era clon se quedó huérfano perdido. Dan Jurgens heredó la idea e hizo algo medio decente, aunque los personajes no tenían demasiada chicha. Al final, apenas pasado un año, mataron al clon que no era clon pero que al final sí que lo era.

Me gusta mucho el Spider-Man Ultimate porque parte desde los orígenes del personaje y conserva su esencia, y Spider-Girl porque es la esencia del personaje aunque con otro personaje. Pero el pobre clon fue siempre un sustituto mediocre, con un uniforme de Spider-Man que no era ni siquiera el auténtico (¡el de Scarlett Spider era mejor!), con unos secundarios que te daba igual qué les pasara, porque habían aparecido todos del tirón, por la cara.

Decía Mark Waid que Spider-Man es un personaje que no puede evolucionar, que debe de ser siempre un adolescente o a lo sumo un veinteañero soltero, no el marido de una supermodelo. No estoy completamente de acuerdo, pero creo que en parte tiene razón: cuando el superhéroe deja de ser nuestro reflejo, pierde todo su sentido.



3
De: Salva Fecha: 2010-08-19 00:36

No llegué a leerme entera la saga clon (ya que por aquel entonces no coleccionaba comics y por e-comic sólo he leido un trocito) pero sí que la encontré demasiado liosa para continuar leyéndola.
Y eso de que el traje de Scarlet Spider es mejor que el de Spidey... ni de coña, Jose.
El traje de Spider-man cuando es Ben Reilly, ese sí que mola. Mola tanto que en su realidad alternativa Spider-girl acaba sacándolo de un baúl donde acumulaba polvo y usándolo para su serie mensual.
Y para muestra, un botón: http://media.photobucket.com/image/ben%20reilly%20spiderman/thelovelybastard/newsuit.jpg

Y ya que estamos, otro botón: http://www.gottawiz.com/images/Comics/Marvel/Spider-Man/Spider-Girl/spider-girl_big.jpg



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 23.22.136.56 (ee076e8388)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin