Inicio > Historias > BERLÍN, DE ANTONY BEEVOR

BERLÍN, DE ANTONY BEEVOR

La guerra es el principal atractivo de la Historia. No lo digo yo, lo dicen las obras que se amontonan en los anaqueles de las bibliotecas desde hace siglos. Lo dice el hecho de que la primera obra histórica que conocemos sean Los nueves libros de la historia de Heródoto, dedicados a las guerras Médicas; Tácito dedica los primeros capítulos de la biografía Agrícola a las campañas militares que dicho gobernadores desarrolló en Britania; la aún hoy leída Historia de los reyes de Britania de Geoffrey de Monmouth dedica casi todas sus páginas a los conflictos bélicos, si bien es cierto que la mitad de los narrados son pura ficción.

Y es que la guerra puede estar cargada de una épica que inspire a los lectores, que fascine a quienes no vivieron aquel pasado, que les haga soñar con hazañas en el frente de batalla. El relato histórico sobre la guerra contaba las batallas, los grandes sacrificios y acababa concluyendo con la victoria de los héroes, siendo en última instancia un relato reconfortante e incluso moralista. Nadie hablaba de los derrotados, de los grandes errores, de la tragedia del pueblo llano, del terror de los combatientes.

Anthony Beevor ya había contado la guerra desde una perspectiva nueva. Acusado por sus detractores de ser demasiado fácil de leer (supongo que un texto engorroso e ilegible tiene más calidad en a mente de algunas personas), merced a la cantidad de documentos personales que maneja, desde las cartas del soldado a las narraciones orales, pasando por pintadas, fotografías, diarios y revistas, que llevan al lector a identificarse con las personas anónimas que aparecen y usualmente mueren en el relato.

 Berlín. La caída: 1945 es un libro duro de leer, no por su lenguaje ni su mensaje, sino por la fuerza de los acontecimientos, el sacrificio  absurdo de vidas humanas, el terror que viven tanto soldados como población civil y el bestialismo al que se ven reducidos los seres humanos a causa de la guerra. Las descripciones de las violaciones en masa, los suicidios y ajusticiamientos, los saqueos y la lealtad mal entendida te conmueven y al mismo tiempo te hacen difícil seguir leyendo.

Dicen algunos críticos que Beevor ataca mucho al ejército soviético y favorece en su relato a los alemanes. Puede que sea cierto, pero hay que matizar. Beevor nos cuenta la caída del Tercer Reich, y en su relato describe la venganza de los ejércitos soviéticos, que tuvieron que ver morir a muchos camaradas y familiares en lo que allí se llamó la Gran Guerra Patriótica. Desde esa perspectiva, Beevor no favorece a los alemanes, sino al pueblo alemán, a las mujeres y los hombres corrientes, a los milicianos reclutados deprisa y contra su voluntad, a cuyas familias se amenazaba para que colaborasen con la desesperada resistencia. Los nazis, incluso los oficiales del ejército, se llevan un duro rapapolvo que nada debe de envidiar a las críticas a los altos mandos soviéticos; el soldado ruso es, por lo demás, víctima y verdugo al mismo tiempo, ya que su brutalidad en el trato a la población civil no deja de estar relacionada con las tremendas bajas que el ejército sufrirá hasta el final, no tanto por la astuta resistencia alemana como por la incompetencia y las prisas de los altos mandos.

Beevor se alinea con los débiles, y no hay ningún problema en ello. Howard Zinn decía que el historiador siempre elige un punto de vista, aunque no sea de forma consciente, y silenciando las voces del pueblo no hace otra cosa que elegir el bando de los poderosos. Decía Zinn que, puestos a elegir una posición, él elegía ser la voz de los débiles, de los que no tienen historia. Eso mismo hace Beevor, y como era de esperar su relato no es autocomplaciente, no tiene un carácter épico, no posee moraleja alguna ni final feliz.

2010-05-10 00:59 | 5 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/66785

Comentarios

1
De: Jose Joaquín Fecha: 2010-05-10 08:47

Ya puestos, ¿alguien ha leído el último que ha sacado sobre el desembarco en Normandía? ¿Cómo está?



2
De: Gaydes Noctem Fecha: 2010-05-10 11:28

No está mal, aunque un tanto demagogo para mi gusto. De todos modos no hay Historia justa ni imparcial.



3
De: Jose Joaquín Fecha: 2010-05-10 21:10

Temo que has vuelto a confundir la caja de cereales con un libro.



4
De: Lonewolf Fecha: 2010-05-10 22:13

El de Normandía es muy flojo, apenas hay análisis, ni semblanzas de los generales, y toda la obra es una sucesión de microacciones militares (una aldea en la que hay una compañía alemana y un cazacarros atacada por un pelotín americano, y así sucesivamente).



5
De: Lonewolf Fecha: 2010-05-10 22:14

Quería decir pelotón, no pelotín, que suena a pelota y adulador cursilón.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.196.182.102 (de0b5c0c01)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin