Inicio > Historias > KRAHE - LA TORMENTA

KRAHE - LA TORMENTA

La canción es de Georges Brassens, aunque yo la conocí gracias a Javier Krahe. No es que sea una canción que te despierte la atención nada más oírla, pero tiene algo. A mí me recuerda a esos amores fugaces, que uno no sabe si volverá a ver, aunque deseas con todas sus fuerzas que así sea.

Lo que más me gusta no es la absurda historia, que desde luego te roba una carcajada o dos, sino ese final esperanzado, fiel y casi vengativo, que promete esa “gran tempestad tras la que no vendrá la calma.”

 

La tormenta

 

Yo tuve un gran amor durante un chaparrón

y sentí aquella vez tan intensa pasión

que ahora el buen tiempo me da asco

cuando el cielo esta azul no lo puedo ni ver

que se nuble ya el sol, que se ponga a llover,

que caiga pronto otro chubasco.

 

Confirmando el refrán una noche de Abril

la tormenta estalló, mi vecina febril

asustada con tanto trueno

brincó en un santiamén del lecho en camisón

y se vino hacia mí pidiendo protección.

 

“Auxílieme usted, sea bueno

ábrame por piedad que estoy sola y no sé

si podré resistir, mi marido se fue

pues tiene entre otros muchos fallos

que en las noches así abandona el hogar

por la triste razón de que va a trabajar,

es vendedor de pararrayos.”

 

Bendiciendo al genial Franklin por su invención

en mis brazos le di curso a su petición

y luego el amor hizo el resto,

mira tú que instalar para rayos por ahí

y olvidarte poner en tu casa, caray

cometiste un error funesto.

 

Varias horas después, cuando al fin escampó

ella se hubo de ir, pero antes me citó

para la próxima tormenta:

“Mi esposo va a llegar y si en casa no estoy

se me va a resfriar, así que ya me voy,

a secarle la gabardina.”

 

Desde entonces jamás he dejado el balcón,

no hago más que poner la máxima atención

en cirruscúmulos y estratos,

la menor nube gris me colma de placer,

aunque ha decir verdad sé que no han de volver

tan torrenciales arrebatos.

 

A base de vender palitos de metal

su marido reunió un pingué capital

y se hizo multimillonario y a vivir la llevó

a un imbécil país donde si se oye llover

será porque haga pis algún niño del vecindario.

 

Ojalá mi canción llegue al Sahara aquel

a decirle que yo le seré siempre fiel,

que la llevo dentro del alma,

que aunque sople el simún

con seca realidad un día nos va a reunir una gran tempestad

tras la que no vendrá la calma.

2009-09-11 08:47 | 1 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/64436

Comentarios

1
De: Lamorack Fecha: 2009-09-17 14:43

No sabia que profesabas admiracion por mi tio Javier :))


que gusto...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.145.16.43 (c422671911)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin