Inicio > Historias > AQUEL VERANO... RICHI

AQUEL VERANO... RICHI

Desnudo de torso para arriba, con el pecho apenas oscurecido por una casi invisible pelusilla que prometía llegar a ser algún día una mata de vello, Richi se observaba ante el espejo del baño.

Tenía 16 años y solía decir que era todo un hombre, y algunas veces incluso creía sus propias palabras. Sin embargo, contemplando aquella piel blancuzca y algo caída, buscando sin éxito una sombra de barba que no parecía querer salir y unos músculos que sólo podían encontrarse en los superhéroes de cómic, hasta él mismo encontraba difícil tomarse en serio sus palabras.

“¡Deja de vaguear y vuelve a estudiar!” oía decir a su padre, llamando a la puerta cerrada del baño. “¿Me oyes?”

Con un sonido parecido a un mugido, Richi le dio a entender que sí, que lo había oído perfectamente. De hecho, desde hacía un mes, lo único que Richi hacía era oír a su padre: que si era un vago y no hacía nada, que si era un crío y no se tomaba en serio sus responsabilidades, que si sus amigos éramos malas influencias…

A solas en su cuarto, mientras dibujaba en las últimas páginas de los cuadernos en los que supuestamente desarrollaba complejas e ininteligibles fórmulas matemáticas, pensaba que su padre era un tirano y él una víctima propiciatoria de una conspiración de los profesores, que le odiaban por ser un  gran dibujante y no un estudiante mediocre. Sin embargo, frente al espejo del baño, al igual que la malvada bruja, la verdad se le revelaba, y no era de su agrado: no era tan listo como había creído, y desde luego no había habido ninguna conspiración, simplemente había estudiado poco. Y aquello era terrible, porque ¿y si tampoco era tan buen dibujante como él pensaba? ¿Y si no era tan maduro como creía? ¿Y si no caía tan bien como se imaginaba?

Ahora, mientras leen esto, puede que consideren que Richi era un exagerado. Nada de eso, simplemente era un adolescente, y estaba aprendiendo que la imagen idealizada que tenía de sí mismo no era del todo cierta. No era, en definitiva, ese artista renacentista que podía hacer de todo (y encima muy bien), sino un estudiante del montón, algo haragán.

“¡¿Se puede saber que estás haciendo ahí adentro?!”

Richi abrió la puerta, derrotado ante los gritos de su padre, ante la revelación del espejo, y volvió a su cuarto y a los cuadernos, a hacer lo único que un adolescente al borde de la derrota podía hacer: dibujar y recrear el mundo que le rodeaba gracias al lápiz.

2008-07-21 07:51 | 1 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/58613

Comentarios

1
De: Kuko Fecha: 2008-07-21 10:16

eso nos ha pasado a todos... yo dibujaba tebeos en los que goku mataba a mis profesores... ¡la que lio mi madre cuando encontro los dibujos1



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 23.20.120.3 (a81ba792bd)
Comentario



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin