Inicio > Historias > MI EXPERIENCIA EN LA ESCUELA OFICIAL DE IDIOMAS

MI EXPERIENCIA EN LA ESCUELA OFICIAL DE IDIOMAS

Este año he estado matriculado en la Escuela Oficial de Idiomas. He estado en el nivel intermedio, y he salido bastante mejor parado de lo que esperaba. Sin embargo, temo que de no haber acudido ni un solo día clase habría acabado obteniendo el mismo nivel de inglés.

Las clases están, desde principio, mal pensadas. Algunos grupos tienen hasta 30 personas, lo cual es una locura si estamos hablando de aprender un idioma (más aún si tenemos en cuenta que mucha gente tiene niveles y características muy dispares). Si te quejas de la saturación del aula, los profesores te miran con simpatía y te dicen: “La mayoría de los alumnos se desmotivan y dejan de venir a mitad del curso”. Nadie parece haberse parado a pensar que muchos de esos abandonos puede que no se deban a la desidia, sino a la incapacidad de muchos estudiantes de aprender en unas clases masificadas y acaban aburridos de que el profesor no les pueda hacer caso.

Los profesores tienen montones de consejos para ayudarte a mejorar tu inglés: Si quieres mejorar tu vocabulario o lectura, te dicen que leas en casa. Si deseas mejorar tu audición, lo mejor es que veas películas en inglés. Para conversar, búscate un erasmus con el que tomar café. Escribir es mucho más fácil: en Internet abundan los pen pals. ¿Y las clases, para qué son las clases? Para hacer los ejercicios de un libro carísimo que tenemos que comprarnos, ejercicios un poco estúpidos la mayoría de las veces, con los que se aprende un poquito de todo y un montón de nada.

Que no se diga, eso sí, que la Escuela no te ayuda. Una vez al mes (o sea, unas cinco o seis veces en el curso, si descontamos vacaciones y festividades) te ponen una película subtitulada. Dos veces al mes, además, viene una nativa inglesa que te da una clase igual que las que da la profesora, sólo que la nativa es nativa y no sigue el libro, sino unas fotocopias.

Al final, de los 30 compañeros que éramos nos hemos presentado 7 a los exámenes. Uno de ellos, por cierto, no ha ido ningún día: prefirió apuntarse en una academia y prepararse bien para hacer los exámenes.

Me parece tremendo que se pueda enseñar un idioma de esa manera, que a los profesores no se les controle el número de alumnos que abandonan (la culpa es siempre del alumno, claro), que se exija mucho pero se ofrezca muy poco, que todo el aprendizaje debas hacerlo en tu tiempo libre (lo cual sería comprensible… si te diesen unas pautas concretas a seguir).

Por supuesto, cuando el curso termina nadie se atreve a pasar una hoja de evaluación hacia la escuela o el profesorado. Los suspensos es mejor que fluyan sólo en una dirección.

2008-06-29 00:19 | 4 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/58258

Comentarios

1
De: Juan Luis Fecha: 2008-06-29 10:24

Yo es que no tengo mucha fe en esa forma de aprender idiomas. Por lo menos a mí nunca me sirvió de nada.
Es como querer aprender a nadar sin piscina.



2
De: Jose Joaquin Fecha: 2008-06-29 10:43

El problema es que allí tienen la piscina (biblioteca, nativos, equipo informático y audiovisual...), sólo que no creen que sea necesaria.



3
De: Kitty Fecha: 2008-06-29 11:56

Pues por lo que he leído, este año habeis estado rodeado de lujos. El año pasado nos tocó el traslado de centro del Drago al Manuel de Falla: el primer día nos hicieron pasar a un aula sin sillas ni mesas, nuestro grupo no tenía profesora porque llevaba dos meses de baja maternal y no se habían dado cuenta de que tenían que pedir una suplente, quisieron cambiarnos de día y hora por la cara...y empezamos las clases casi en noviembre.
Tuvimos tres profesores distintos en dos semanas, hasta que nos pusieron a un chaval muy buena gente, muy buena gente...de alemán. Vamos, que nos confesó que él no había estado en un país angloparlante en su vida. Vimos una película en todo el año porque le convencimos mi primo y yo para que pusiera La vida de Brian y poco más.
Y todo esto sólo el segundo año, del primero no te quiero ni contar. Evidentemente, inglés aprendí poquito.



4
De: Jose Joaquin Fecha: 2008-06-29 14:11

Al final yo he llegado a la conclusión de que te apuntas para un examen, y a clases puedes ir si estás muy aburrido, o si ese año andas mal de dinero y no te puedes permitir una academia donde te enseñen de verdad.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.110.114 (8160cfc269)
Comentario



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin