Inicio > Historias > EL POSTU

EL POSTU

El Postu era todo lo que yo no era, todo lo que un adolescente quería ser en la adolescencia: respetado, popular y con padres adinerados. El respeto no sólo se lo daba el estar cachas y medir cerca de un metro noventa, sino el hecho de tener tres años más que nosotros, una banda de secuaces y un cinturón negro segundo Dan de vaya usted a saber qué. Su popularidad no era una cuestión sólo física (aunque había niñas que iba a los partidos de fútbol sólo para verle sudar), sino también de carisma con los compañeros, atractivo con las compañeras y colegueo con los profesores (llevaba tanto tiempo repitiendo, que prácticamente ya era uno más del claustro). El dinero familiar no sé de dónde venía, creo que de un padre médico y de una madre arquitecta, y se notaba en los veraneos que se pegaba, en las fiestas que daba en su chalet de Roche (a las que obviamente nunca fui invitado) y en la pedazo de moto que tenía; podría haber tenido un cochazo de haberse sacado el carné de conducir, pero era un tipo coherente consigo mismo, y si no estudiaba en clase, no era plan de estudiar fuera de ella.
Era un matón, obviamente, pero un matón simpático: las bromas que hacía no solían ser humillantes (que sí molestas) y tenían gracia (salvo cuando te las hacía a ti), no presumía de nada (salvo de lo mucho que follaba), y sólo se metía en peleas con gente de su tamaño. Vamos, que era una cabroncete pero no un hijo de puta. Desgraciadamente, los esbirros que le rodeaban solían ser bastante menos simpáticos, y usaban la sombra protectora del Postu para intimidar.

Uno de aquellos esbirros, no recuerdo el nombre (tal vez porque nunca me interesó saberlo), se fijó un día en un tebeo que yo llevaba encima. Creo que era un número de Spider-Man de esos gordos, con formato libro, que recopilaban las cuatro series mensuales del héroe (el peor dinero gastado en mi vida, menuda mierda de cómics eran). A aquel sucedáneo de chivato nazi le faltó tiempo para correr a ver al Postu, gritando “¡Ahí hay uno que lee tebeos, ahí hay uno que lee tebeos!” Parte de la clase se me quedó mirando, con cara de funeral los pocos, con la expectación de los asistentes a un circo romano la mayoría.

“Ufff, yo soy tú y tiraba el tebeo por la ventana” me dijo Joaquín, que por alguna razón siempre sabía todo lo que pasaba en el colegio, aunque pasaba más tiempo en la biblioteca expulsado que en la clase.

“Ni de coña, me ha costado 600 pesetas, lo que algún día serán 4 € cuando el mercado común europeo adopte una moneda” le respondí.

“¿De qué coño hablas, Jose?”

“Estoy haciendo un inserto para los lectores que no sepan cuanto son 600 pesetas” le respondí.
“¡Lo que sea! Yo que tú tiraba el tebeito, porque el Postu anda como loco buscando a gente que los lea.”

“¿Y para qué?”

“Jose, que pareces tonto. Suma dos y dos: es un matón, tiene 18 años y a las niñas se les cae todo con él. ¿Qué crees que va a querer? ¡Tú eres su némesis: canijo, con gafas, juegas al rol y lees tebeos!”

Sí, ciertamente parecía lógico tirar el tebeo por ahí… pero 600 pesetas eran una pasta en aquella época y, además, aún no me había terminado el tebeo.


En el recreo, cuando iba para el patio, me encontré con uno de los matones del Postu esperándome delante de la puerta de la clase:

“Repeto quiere verte” me dijo. Repeto era el Postu, claro, pero a nadie se le ocurriría llamarle así a la cara.

“¿Para qué?”

“Ah, eso lo hablas tú con él. Te espera en el baño de la tercera planta.”
El baño de la tercera planta era el lugar más inhóspito del colegio; allí apenas había un par de clases, el laboratorio de ciencias (que sólo usábamos una semana al año, y eso si al profesor se le apetecía subir escaleras), y un par de salas donde almacenaban no sé si orlas antiguas, trabajos de alumnos o cadáveres momificados. Nadie iba a los baños de la tercera planta, nadie menos yo.

Nada más entrar en ellos, el Postu cerró la puerta y me miró con suspicacia.
“¿Tú lees tebeos?”

“No… bueno, sí… pero poco… vamos, que por colección… no te creas…” joder, sí que intimidaba el tío.

“¿Qué te gusta?” continuó su interrogatorio.

“No, a mí nada… si ya te digo que es por colección… un poco de manga… el Dragon Ball ese… y superhéroes… pero poco vamos… prácticamente nada… vamos, si casi no tienen superpoderes…”

El Postu se quedó mirándome. ¿Iba a darme un puñetazo por ser rarito?, ¿se cachondearía de mí por leer tebeos?, ¿me quitaría los tebeos a partir de ahora? Tras un buen rato, acabó haciéndome una pregunta que lo cambió todo:

“¿Tú sabes si Lobezno ha recuperado las garras de adamántium?” joder, aquella pregunta era un poco friki viniendo de un matón.
“No…”
“Vaya, que cabronada, a mí me gustaba más con adamántium.”
“Pues sí, a mí también” respondí, no muy seguro de hacia dónde me llevaba la conversación.
“Los guionistas se están cargando los personajes.”

“Sí” asentí totalmente convencido “la verdad es que los tebeos antiguos eran mejores.”
La conversación que siguió durante todo el recreo, allí encerrados, fue sobre tebeos, superhéroes, tramas y superpoderes. Y es que, quién lo iba a pensar, El Postu no me había citado en aquel alejado lugar para que nadie le interrumpiese la paliza, sino para poder hablar de cómics sin que nadie se enterara. De hecho, Postu era un lector voraz de novelas de ciencia-ficción y de superhéroes, pero sus padres le habían quitado todas las lecturas “banales” hasta que dejara de repetir.

No es que de ahí naciese una bonita amistad ni nada por el estilo, pero empezamos a cambiarnos tebeos y libros a partir de entonces y hasta que acabamos el colegio. Eso sí, quedó bien claro que si alguna vez le decía a alguien que le gustaba leer tebeos, me iba a dar tortas hasta en el carné de identidad.


Hace unos meses, en el salón del manga, me lo volví a ver. Seguía igual que siempre, grande, fuerte, con la sombra de la barba; sólo cambiaba que iba de la mano con una chica que vestía de… ¿vampira, demonio, gótica? Él iba algo más discreto, con una camiseta de Spider-Man. Me alegra saber que salió del armario, o al menos de la estantería de cómics.

2008-05-24 00:20 | 3 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/57581

Comentarios

1
De: Macafú Fecha: 2008-05-25 19:58

Tio, me río yo solo con sólo imaginarme la escena. Espero que a(si no lo has hecho ya) publicar todas estas vivencias. Muchos te lo agradeceríamos.
Un abrazo



2
De: Jose Joaquin Fecha: 2008-05-25 20:24

Que va, no están publicadas (de hecho, necesitarían un pulimento). Pero vamos, si le escribís a mi editora y se lo sugerís no estaría mal jajaja.



3
De: Kallejero Fecha: 2008-05-27 13:51

Creo que tu "editora" pasa alguna vez por aquí.. y que ha llegado a pensar que yo soy Gravina (algo que, señora editora, me ha ofendido profundamente). Pero sí, estaría bien verlo publicado alguna vez, aunque si colocar "me lo volví a ver"



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.203.224 (1a7c3020dc)
Comentario



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin