Inicio > Historias > AVENTURAS DE CARBONELL 9: GABO

AVENTURAS DE CARBONELL 9: GABO

radarGabo entró en el ejército con la moral muy alta. En aquellos días, cuando aún era civil  y acababa de obtener su título de Psicología, soñaba con entrar en las Fuerzas Armadas y conocer mundo. Su padre siempre hablaba maravillas de su tiempo en la mili, y su abuelo contaba el orgullo que había sentido luchando en la guerra -- aunque su abuelo no era un buen ejemplo de persona normal, porque en vez de un cuadro de su viuda sobre la mesita de noche, él tenía una de Francisco Franco -- y al joven psicólogo se le había antojado que el ejército era como una familia más allá de la familia, donde la disciplina, las acciones humanitarias y la posibilidad de ver mundo te acababan convirtiendo en un hombre de verdad.

Tres años después de su alistamiento, ya con el título de Teniente, Gabo había perdido toda aquella ilusión inicial. Podía haber ayudado el hecho de que, en lugar de ver mundo, lo que veía era la Sierra de Sevilla y la enorme antena de comunicaciones que reinaba imbatible; el único acto de humanitarismo que sus compañeros y subalternos hacían era visitar la casa de putas y dar trabajo a las muchachas, hijas esclavizadas de países que él ya había asumido que no visitaría; la disciplina sí, de eso sí que había, pero no porque la gente amara el honor y las buenas maneras, sino porque el calabozo era un sitio lúgubre y sin televisión.

 

La única persona que le caía bien al teniente en toda la dichosa base era Pablo Carbonell. No sabía la razón, tal vez por su acento gaditano, que le daba un tono divertido a su timbre de voz; o también pudiera ser que Carbonell, nuestro Carbonell, era una de las pocas personas en la base que hacía preguntas inteligentes. Y no, no se atrevan a llamar exagerado a Gabo, porque era totalmente cierto.

Aún recordaba el pobre oficial aquella vez que le preguntó, en uno de esos tests que efectuaba por orden de la comandancia superior, si solían tener relaciones sexuales con protección:

“Mi teniente, que yo esto no lo entiendo.” le dijo un soldado que, por cuestión del secreto profesional, Gabo no pudo decirme que se llamaba Miguel Ángel López Sáenz, natural de Cazalla, provincia de Sevilla.

“¿Qué es lo que no entiendes, Miguel?” preguntó el psicólogo, temiéndose lo peor.

“¿Cuándo veo una peli guarra también cuenta, o sólo cuando las pajas?”

No lo decía en broma. Y lo peor no es que aquel hombre hubiese preguntado eso, lo peor es que tres o cuatro soldados empezaron a tachar su respuesta al descubrir que las películas porno, por más que las vieras, no constituían una relación sexual en sí mismas.

 

No crean ustedes que Pablo Carbonell era un genio. En el colegio sacaba notas como las mías, normaluchas tirando a bajas, y se atascaba con las matemáticas y con el maldito análisis sintáctico tanto o más que yo. Pero comparado con aquella patulea de bárbaros que constituía la tropa, era Pitágoras, Sócrates y Anaximandro todo en uno.

De hecho, los oficiales le estaban cogiendo algo de tirria, pues tenía la pésima costumbre de preguntar las cosas que no entendía… ¡como si los oficiales supiesen mucho más! Una vez se atrevió a preguntar cómo funcionaba el sistema electrónico del radar de la base, y si era verdad que también se usaba como antena:

“Mira, chaval, el radar este o lo que puñetas sea, funciona pues… porque sí, porque el Ejército Español tiene dos cojones y nos pone la tecnología más cañera. Ahora bien, como el que sabía manejar este cacharro era Mejía, y Mejía está de baja desde que el putón de su señora se quedó tirándose a media isla en Cuba, tú te apuntas la preguntita en una libreta, y cuando él vuelva se lo comentas.”

 

Así funcionaban las cosas en aquella serranía perdida, donde la felicidad era una tarde libre entre aquella babilonia de chicas que ofrecía el “Conejo de la Abuela”, la suerte una corrida furtiva entre las piernas de una cateta resentida con el novio, el alcohol y la televisión por cable la única salida. No sabían Gabo y Pablo la de problemas y situaciones absurdas que iban a tener que vivir por salirse del rebaño y, además, juntarse. Pero eso, como bien entenderán los amantes del cliffhanger, es una historia que les contaré en otro episodio.

2008-02-15 08:59 | 4 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/55609

Comentarios

1
De: Jaberwocky Fecha: 2008-02-16 00:12

más aventuras de carbonell, más por favor



2
De: PABLO Fecha: 2008-02-16 10:51

Al final Jose se te ha olvidado que ellos , "los jefazos" me preguntaban a mi , las dudas que tenian en el radar.
En estos últimos años,me he dado cuenta de que España tiene un sistema educativo de pena.
Cuando visitas otros paises te das de verdad cuenta.El otro día vi a un niño de 12 años , que te hablaba muy correctamente inglés , y comenzaba a expresarse en Español . Con 12 años . Cuantas personas conocemos que puedan hablar otro idioma a los 12 sino a los 20 . Somos unos pedazos de catetos.
Pronto nos veremos , un abrazo a tol personal , ciao



3
De: Jose Joaquin Fecha: 2008-02-16 11:59

No hace mucho conocí a una chica de artúrico nombre, Morgana, que es taiwanesa y habla mandarín, vive en EE.UU. y habla perfecto inglés, y lleva cinco meses en España y habla tan perfectamente que no te haces a la idea de que no haya nacido aquí.

Cuando le pregunté si era muy difícil haber aprendido dos idiomas tan diferentes del mandarín, me contestó que no, que aprender idiomas es muy fácil cuando... ¡no conocía nuestro sistema educativo!



4
De: alphajap Fecha: 2009-10-25 21:09

La verdad es que es poco normal que un hombre tenga en su mesita de noche una foto de Franco, pero aún sería menos normal que tuviera la foto de SU viuda... Qué mal rollo, ¿no?



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.161.73.123 (7ea9749dbd)
Comentario



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin