Inicio > Historias > EL HEAVY DE LA CLASE

EL HEAVY DE LA CLASE

Se llamaba Varela, como aquel valeroso general que liberó Cádiz del terror rojo, mas no tenía mucho en común con el victorioso militar. Muy por el contrario, en contra de toda disciplina marcial, nuestro Varela llevaba una larga melena rubia, se dejaba la barba sin afeitar hasta que su madre, poco menos que a la fuerza, le hacía agarrar la cuchilla, y vestía una gastada chaqueta vaquera con un gigantesco parche de Iron Maiden. Varela era, ustedes ya se imaginan, Heavy.

En el colegio, la mayoría de los profesores esperaban que sus pupilos cumpliesen unas mínimas reglas de decoro, o dicho de otra manera, esperaban que se vistiesen siguiendo el patrón del “buen gusto” que cada profesor y profesora había confeccionado con los años. Eso quiere decir que los alumnos debían llevar ropa de calle, no chándal; zapatos, no zapatillas ni chanclas; la colonia, la amistad con el peine y la barba rasurada eran, si no algo obligatorio, una norma comúnmente aceptada. Así que pueden imaginarse qué disgusto tenían aquellos pobres educandos, que tenían que ver como un tipo que llevaba camisetas satánicas y escuchaba cintas de música que a saber qué abominaciones decían si las escuchabas del revés se sentaba al fondo de la clase y les miraba muy fijamente, pensando ellos que era una amenaza soterrada, pensando él que así fingía sincero interés y lograría que le subiesen la nota.

Salvo algunas excepciones, la idea general entre los profesores de mi curso era que Varela era un joven delincuente, posiblemente drogadicto, problemático y pandillero. Si había una pelea, todos pensaban que había sido él; si por el contrario faltaba a clase, al día siguiente miraban con lupa su justificante, buscando indicios de falsificación. Y lo cierto es que Varela era un tipo completamente normal, ni problemático ni vicioso, no fumador y sí bebedor, pero nunca en horas de clase. Había sacado un suspenso menos que yo, es decir, que sin ser un buen estudiante tampoco se le podía considerar una causa perdida. De hecho, si Varela hubiese vestido polos rosas o camisas a rayas, los profesores ni siquiera se habrían percatado de su existencia.

¡Menudo alternativo era nuestro compañero! Intentó montar un grupo de música y otro de rol, aunque el director, aterrado, se negó a dejarle usar el salón de teatros ni las clases fuera del horario escolar. En un mural que teníamos que hacer para el día del hambre, se dedicó a pintar la silueta del continente africano a base de calaveras, para horror del pobre y achacoso profesor de turno. En su oral de Inglés, con aquel profesor guaperas que años después se hizo las américas, no se le ocurrió otra cosa que hablar de vampiros y de cómo clavarles una estaca para matarlos. Era un tipo genial, créanme, nunca se aburría uno a su lado.

Un día, así sin más, acudimos a clase para descubrir que el compañero de pupitre de Varela llevaba una camiseta negra, con un logotipo de Iron Maiden que no mostraba nada más. ¡Horror! Los profesores reaccionaron como, si en lugar de aquellas dos palabras, el individuo en cuestión llevase escrito sobre la camiseta el Mein Kampf. Y es que aquella enfermedad de Varela, aquella “peculiaridad forma de ser”, había cuajado en otro alumno. Y de nada sirvió explicarles que no, que le llamábamos “El Sangre Fría” porque era muy pálido, y siempre tenía las manos congeladas, y parecía que tenía hielo en las venas… ¡aquellos profesores creyeron que se llamaba así porque le daba lo mismo darte tres puñaladas en mitad de la calle! Y desde aquel día, El Sangre dejó de ser un alumno normal, de esos que uno sólo recuerda cuando hace excesivamente mal un examen o sus padres te piden tutoría, y se convirtió en otro ser peligroso, que en cualquier momento podía emerger con una bandera roja y una guadaña. De hecho, les separaron, les pusieron en extremos diferentes de la clase, les amenazaron con castigarles si no vestían con corrección… pero todo fue imposible, no cambiaron.

Algunas veces, cuando paso por delante del antiguo colegio y veo esa maraña de heavies y góticos, angangos y punks, que salen por la puerta principal, me pregunto qué pensarán ahora algunos de aquellos profesores, si acaso habrán comprendido que la ropa no hace al hombre ni a la mujer, o si acaso llevarán un spray de autodefensa en la chaqueta, no sea que la jauría se les desboque.

2007-12-17 00:26 | 10 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/54132

Comentarios

1
De: RM Fecha: 2007-12-17 08:49

Ay, padawan, si tú supieras que al menos un director del madrid y un profesor del barça fueron heavys en su juventud... heavys de los de primera generación, los auténticos.



2
De: Jose Joaquin Fecha: 2007-12-17 09:04

Jajaja... supongo que dentro de X años, habrá toda una generación de ejecutivos engominados que esconderán, con vergüenza, las fotos que revelan un pasado en el que llevaban melenas, cuero y camisetas con logotipos.



3
De: Obi Wan Fecha: 2007-12-17 10:07

Ahí tienes a Teddy Bautista...



4
De: Javi Fecha: 2007-12-17 12:58

Yo fui el unico con pelo largo en mi curso, RM siempre pedia mi pelo en bandeja XD, pero afortunadamente el colegio ha cambiado mucho incluso nos dejaban un aula los viernes para ensayar con nuestras guitarras electricas y la biblioteca para hacer torneos de warhammer.



5
De: Bubu Fecha: 2007-12-17 13:14

¡Incluso hubo un año en el que se hizo un torneo de Warhammer el día del colegio!



6
De: Javi Fecha: 2007-12-17 14:43

claro el q organizamos mis amigos y yo jaja fue un poco regular xo weno pa ser la primera vez q lo haciamos..



7
De: Jaberwockian rhapsody Fecha: 2007-12-18 10:14

pues mi pelo no lo pidió en bandeja, ni creo que me tuvieran miedo los profesores (bueno, RM un poquillo muahahaha)



8
De: Obi Wan Fecha: 2007-12-18 11:34

no por tu pelo, precisamente..



9
De: Jeremias Fecha: 2007-12-19 00:27

No lo entiendo, Aznar lleva melena y no le dice nadie nada!



10
De: Jose Joaquin Fecha: 2007-12-19 08:47

Aznar está por encima del Bien y del Mal... además, que yo paso de mentarle, no se vaya a sentir popular y escriba otro truño, perdón, libro.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.92.193.89 (8923fed51d)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Noviembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin