Inicio > Historias > LA LECTURA OS HARÁ LIBRES

LA LECTURA OS HARÁ LIBRES

Cuando entramos en 1º de B.U.P., la asignatura de Lengua nos obligaba a leer tres libros: “La piedra de toque”, “Habla mi viejo” y “El muchacho inca”. Yo no sé quién eligió los libros, pero a buen seguro que no tenía 14 años.

El primero libro narraba la historia de un chaval al que se le moría la novia y los padres, para compensarle, le compraban una moto enorme. Por alguna razón desconocida (para sus padres), el chico no se anima, así que le pagan un psicólogo paralítico cerebral, que le cuenta su vida. No es que el relato estuviese mal contado, pero ya se pueden imaginar lo mucho que nos identificábamos con el personaje: no teníamos novia ni moto, y lo más parecido a un psicólogo paralítico cerebral que teníamos era un chaval con pies planos, que quería estudiar psiquiatría.

El segundo libro era, ya de entrada, un tostón. Verán ustedes, que me hagan leerme un libro sobre los valores positivos de la familia, y que el amor de un padre nos une a todos, me parecía un tostón de principio a fin. Pero si encima te enteras que el escritor es un sacerdote, pues ya te remata… ¿pero qué sabrá ese hombre lo que es tener hijos? Bueno, tampoco tienen sexo y dan consejos sobre la vida sexual, ni se casan, pero aconsejan a los matrimonios…

Tan sólo el tercer libro, que era de ciencia-ficción (aunque al principio nadie se dio cuenta, yo incluido), me gustó. De hecho, me lo leí en un fin de semana. Más adelante me enteraría que era de Rafa Marín, a la postre mentor y amigo, que parecía ser el único escritos que había tenido claro que le iban a leer adolescentes corrientes, no viudos quinceañeros en busca de una relación más íntima con sus viejos.

Cuando Richi se leyó el segundo libro en un tiempo récord (¡una noche!) le dijo a Don Pelayo (nuestro profesor era asturiano, y claro, de tanto soltarnos el rollo de Don Pelayo se le había quedado el nombre) que aquello era una tomadura de pelo:

“¡Pero si lo ha escrito un cura! ¡Sólo falta que aparezca Jesucristo imponiendo manos! ¡Y encima la editorial es de los curas!” de hecho, era de los marianistas “¡Menudo truño!”

Don Pelayo, redondete y serio como era, vio que su feliz mundo de centro-derecha se venía abajo cuando aquel golfo, al que ya habían expedientado un par de meses atrás por atreverse a llevar un pendiente en la oreja, conseguía el apoyo de los compañeros de clase, que asentíamos entusiasmados ante aquellas verdades.

Así que Don Pelayo hizo lo único que podía ante aquella rebeldía intelectual, eso es, mandar a Richi castigado a la biblioteca. Y es que la biblioteca no era lugar de lectura, sino centro de encarcelación de los elementos perniciosos de las aulas. Un lugar maravilloso en el que exiliar, a modo de Santa Elena, a los pesados de la clase. El único daño colateral era que, vaya por dios, todos identificábamos biblioteca con castigo, así que ya te puedes imaginar la escasa cantidad de público voluntario que había. De hecho, años después me reiría al ver como en Buffy la biblioteca se usaba como centro de entrenamiento, puesto que nunca entraba nadie. ¿Quién sabe la de legiones de cazavampiros que fueron amaestradas en la de mi colegio?

No sé si por casualidad o por la que Richi lió (hasta le quisieron expulsar, pero al final todo quedó en un nuevo expediente) al año siguiente la lectura obligatoria fueron los “Cuentos de Eva Luna” de Isabel Allende.

“¿Dónde ocurren estas historias?” me preguntó Richi un día, que de geografía sabía menos que yo de física cuántica.

“En Sudamérica.”

“Cojones, pues entiendo mejor y me gustan más estos cuentos que los rollos amargantes del año pasado.” respondió Richi.

2007-10-10 09:29 | 9 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/52702

Comentarios

1
De: David Saltares Fecha: 2007-10-10 14:06

Ya veo que en poco te has actualizado mucho jejeje. A ver si nos cuentas tus impresiones del salón manga (yo no pude ir).
La verdad es que imponer libros con una ideología tan marcada para influir es de todo menos ético. Coincido contigo que un cura es la persona menos indicada a la hora de aportar una perspectiva sobre el sexo, el matrimonio etc. Eso esta claro.
Me parecen mucho más correctos los libros que leísteis al año siguiente. No intentan influenciaros y al ser más amenos (aunque no tienen por qué ser menos profundos) fomentan la lectura. Así quizás fuera más gente a la biblioteca vampírica.
Saludos.



2
De: Jose Joaquin Fecha: 2007-10-10 14:21

El Salón del Manga fue un encuentro muy divertido, con muchas actividades (de hecho, no había espacio para más), pero sobre todo con muuuchas tiendas.

Lo que ocurre es que el salón no es para mí. Me gusta la cultura japonesa, pero muchos de los que aparecieron por allí no tenían el más mínimo conocimiento de dicha cultura (los disfraces son de las series de moda, muy pocos llevaban trajes tradicionales, y nadie ha tenido el valor/conocimiento para disfrazarse de oficial o soldado del ejército imperial).

Temo que con el manga ocurre como con el cine, el cómic yanki o las teleseries: la gente conoce lo que hay ahora, viven un eterno presente en el que sólo vale/gusta lo que se hace en estos momentos. Lo pasado siempre es malo, y por lo tanto no merece conocerse (aunque gracias a internet es muy fácil conocerlo).

La parte comercial de salón, que a fin de cuentas es lo que más espacio ocupa, es lo que menos me gusta. Es un consumismo desmedido, y no sé hasta que punto es bueno que los niños dispongan de 300 € para comprarse UN muñeco (por muy edición limitada que sea). La gracia es que alguna gente se quejaba de que había pocas tiendas, es decir, que algunos todavía tenían monedas y billetes quemando sus bolsillos.

En general, ya les digo, un par de horas entretenidas viendo disfraces, tiendas, escuchando música tradicional y viendo actuaciones improvisadas. Pero lo dicho, no está hecho para mí.



3
De: Anónimo Fecha: 2007-10-10 18:43

Asco de Posmodernismo...



4
De: Jose Joaquin Fecha: 2007-10-10 22:39

Más que posmodernismo, consumismo...



5
De: Anónimo Fecha: 2007-10-10 23:46

Si bueno, pero una cosa engobla a la otra



6
De: jeremias Fecha: 2007-10-11 15:16

el muchacho inca de ciencia ficcion? O_o



7
De: Jose Joaquin Fecha: 2007-10-11 18:44

Hombre, creí que quedaba claro cuando aparecían los alienígenas.



8
De: David Saltares Fecha: 2007-10-12 10:06

Esta claro, el merchandising del manga es una exageración, todo es carísimo y claro, con el enganche que llevan los chavales, a consumir sin parar, pues.
Saludos.



9
De: Jose Joaquin Fecha: 2007-10-12 17:36

Pero el problema es, claro está, que hay gente dispuesta a gastarse una pasta. Tenemos mucho que aprender (y luego enseñar) sobre consumo responsable.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.43.96 (74f8954a30)
Comentario



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin