Inicio > Historias > TOC-TOC

TOC-TOC

Cada año la misma historia. Los veraneantes asaltaban playa, bares, terrazas y heladerías, convirtiendo en toda una odisea disfrutar de un buen baño tranquilo o cenar por la noche en cualquier sitio. Y aún era peor los fines de semanas, con domingueros gritones, bolsas de papas y coca-colas flotando en la orilla o riadas de niños pequeños que se tiraban arena y agua impactando siempre, dichosa puntería, contra tu cara.

Aquel Julio, no obstante, todo eso nos daba igual. Los padres de Fabio se habían ido a pasar el verano al campo, habían dejado a su hijo de 16 años solo en casa. Como casi toda la pandilla tenía novia, los padres debieron pensar que nos dejaban un picadero perfecto. Pero ya fuese por tontos, por moralistas o por inocentones, lo cierto es que el piso acabó sirviendo para jugar todas las tardes al rol.

Ahora les voy a contar un secreto que, ojo, no lo vayan difundiendo por ahí. Y es que la mayoría de nosotros teníamos novias pues porque sí, por echar el rato. Sí, claro, gustarnos nos gustaban mucho, pero nosotros nos divertíamos más bebiendo cerveza con lo amigos, jugando al rol y viendo maratones de los “Caballeros del Zodiaco”. Cosas de la edad, digo yo.

Aquel verano habíamos alucinado con “Entrevista con un vampiro”, tanto la película como el libro, y no se imaginan lo bien que nos lo pasábamos jugando partidas de rol con vampiros, imaginándonos oscuros ambientes góticos y cosas así. Mira que teníamos imaginación, porque fantasear con ser un señor de la noche a las 6 de la tarde y con un calor de narices, me reconocerán ustedes que no era cosa fácil.

Tanto nos gustaban las partidas que las ambientábamos con música, descolgábamos el teléfono para evitar llamadas inoportunas, y si hubiésemos tenido móviles hubiésemos hecho aquello que parece impensable a los 16 años: los habríamos apagado.

Aquel sábado, mientras medio Cádiz se mataba por un sitio a pie de playa, nosotros bebíamos cerveza fría y jugábamos nuestra partida, fresquitos gracias al aire acondicionado. De repente, en el momento álgido de la historia, sonó el timbre de la puerta.

“¡Mierda!” susurró Fabio “se me olvidó que mi novia quería ir hoy a la playa.”

Levantándose muy despacito, indicándonos que el menor ruido podía descubrirnos, Fabio avanzó con un sigilo inaudito hacia la puerta, miró por la mirilla, y volvió pálido, asustado.

“Es mi novia, y la tuya” dijo señalando a Lolo “y la tuya también” dijo señalando a Joaquín. Y justo al decir esas palabras, el timbre volvió a sonar un par de veces más.

Menudo problema, imagínense ustedes. Las niñas habían venido hasta aquí, y no era plan de decirles que se fueran. Pero la partida nos hacía mucha ilusión, era muy entretenida, y nos tenía enganchados. Fabio rápidamente ideó un plan:

“Nos quedamos callados, hasta que se piensen que no estamos y se vayan. Luego, por la noche, les decimos que fuimos a jugar a alguna otra parte.”

En teoría, el plan era perfecto… pero pasaban los minutos, y no dejaban de llamar. A las últimas, extrañados por esa insistencia, las escuchamos decir:

“¡Fabio, que sabemos que estáis jugando, que se oye la música de fondo!”

Rápidamente, Lolo paró el CD que usábamos para ambientar, como si eso fuese a borrar todo rastro de que alguna vez sonó música. Por suerte, nuestra mente colmena ya había ideado un plan: escondimos libros y dados debajo del sofá, nos revoleamos por el salón en sillones, butacas y sofás varios, nos despeinamos un poco y Fabio acudió a abrir la puerta de entrada.

“Hola chicas… nos habíais pillado durmiendo.”

Los gritos que se oyeron a continuación no los olvidaré nunca. Cabreadas a más no poder, nos preguntaron si creíamos que eran tontas, si pensábamos que era creíble que seis tíos quedaran a las seis de la tarde de un caluroso verano para dormir la siesta juntos en el salón. Les dolió que las considerásemos tontas, que no quisiésemos ir con ellas a la playa. La novia de Lolo le dijo que adiós, que muy buenas, y ya no la volveríamos a ver. La de Fabio estaría una semana sin hablarle. La de Joaquín se contentó con llamarle de todo.

Una vez se fueron, todos nos quedamos en silencio, mirándonos unos a otros con cara de sorpresa y de no saber qué hacer. De repente, alguien, puede que Fabio, volvió a poner música, Joaquín sacó los libros y dados de debajo de la mesa. Sonriendo, Lolo dijo:

“¡Ahora ya no hay problema para que nos quedemos jugando hasta tarde!” y todos asentimos contentos. ¡Que diantres, aquella partida era muy buena!

2007-07-01 11:37 | 11 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/50608

Comentarios

1
De: Mel Fecha: 2007-07-01 14:22

XDDD

¿nunca las invitásteis a jugar?

Las veces que he jugado con niñas a "La Llamada de Cthulhu", resultaron ser jugadoras muy agradecidas para un Master... ¡¡cómo chillaban!!



2
De: Jose Joaquin Fecha: 2007-07-01 15:00

Con el paso del tiempo nos dimos cuenta que la mejor manera de conciliar nuestra vida lúdica y sentimental era llevarlas a jugar. Algunas acabaron cogiéndole el gustillo, otras terminaron por desesperarse.



3
De: Lukar Fecha: 2007-07-01 15:38


Lo de llevar a las "Novias de..." o "Novios de..." a las partidas de rol... eso podría dar para un blog entero, no sólo para un post :-p



4
De: Jose Mangel Fecha: 2007-07-01 20:32

¡¡QUE DESPIERTOS ERAIS A LOS 16!! XD

Vamos, que a mí nunca se me hubiera ocurrido bajar el volumen de la música.... XD



5
De: Javier Albizu Fecha: 2007-07-01 22:43

De todas formas, viendo esa reaccion ante la situacion que se habia planteado, no se yo si los de White Wolf y sus fieles os considerarian dignos de su "Angustia interior" marca registrada.
Nosotros siempre fuimos de mas RuneQuest que era para "hombres de verdad" (y sin novias, igual de haber tenido novias habriamos jugado a Vampiro y su sistema "narrativo")



6
De: la Antonia Fecha: 2007-07-01 23:51

Vamos, que érais la versión juvenil del "Paco" con los amigotes en la taberna jugando al dominó, jejeje. ¿Igual temíais que os dieran una paliza si se aficionaban? ;-)



7
De: Marvelboy Fecha: 2007-07-02 09:34

El rol no es un juego copetitivo, vamos, que no hay ganadores ni perdedores.

Lo que pasa es que antes sólo jugaban los hombres, como el fútbol en tiempos. Menos mal que la cosa ha cambiado, porque tienes razón Antonia, parecíamos versiones juveniles de "Paco".



8
De: Marta Fecha: 2007-07-02 16:08

¿La llamada de Cthulu da miedo? A mi no me dio miedo, será que soy una hembrota.
La verdad es que a esa edad es muy probable pensar que a las niñas no les pueden gustar las mismas cosas que a los niños. Aún así, una vez conocí a un hombre de mediana edad que decía que las mujeres sólo hablábamos de bolsos y de moda.
Yo le resondí: va a ser que no tienes mucha vida social ¿eh? No hicieron falta más palabras.



9
De: Ludmir Fecha: 2007-07-03 02:30

-A ver, yo soy de los que piensa que las cosas buenas no abundan, es decir los golpes de suerte por ejemplo, pues tienes un numero limitado de ellos en tu vida, y cuando se gasten, ala! te quedaste sin golpes de suerte.Pues en esta historia, uno tiene una serie de aficiones que puede compartir con la novia, cuando llegan a cierto numero pasa como antes, se te acaban y te jodes, con todo esto quiero decir, que nunca consegui jugar habitualmente con ninguna de las chicas con las que he estado, lo intente un par de veces y no resulto, con esto no digo que no se pueda, digo que a mi se me gastaron los puntos de "aficiones compartidas" y no me daba para el rol...



10
De: you Fecha: 2011-02-02 17:18

que corte



11
De: A.L.M10 Fecha: 2011-02-02 17:26

ERES MUY POSITIVO



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.92.201.232 (0d8f07a457)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin