Inicio > Historias > EL CUBANO SE VA DE MARCHA

EL CUBANO SE VA DE MARCHA

Tenía la piel muy morena, casi de mulato, unos enormes dientes blancos y una mirada sincera, aunque distraída. Si a eso sumamos que vestía camisetas coloridas, vaqueros cortos y chanclas playeras, no debemos extrañarnos que en el Instituto todos le llamaran por el sobrenombre de El Cubano.

Le conocimos en uno de aquellos exámenes extraordinarios de Junio, hablando mal de aquel profesor gigantesco que, con salvaje obsesión, nos hacía memorizar protozoos y eras. Al Cubano le habían pillado copiando, y a nosotros nos habían cogido en blanco (anda que no éramos tontos, ¡encima de que siempre caía lo mismo!), total, que de tanto hablar mal de aquel leviatanesco profesor acabamos por congeniar. Teníamos 14 años y 1º de B.U.P. tocaba a su fin.

Como cada año, el fin de curso se celebraba con una barbacoa en la playa. Nuestro grupo, amante del heavy, de los cómics y del rol, se había juntado con el de otros chavales más mayores, que habían montado un auténtico chiringuito que ríase usted de los que ahora montan con caseta y licencia. Había de todo: alcohol, tabaco, hielo, más alcohol, un mechero, vasos, más hielo…

Todos aquellos vicios, no obstante, nos quedaban vedados, ya que teníamos hora de recogida las 12. Sin embargo, los padres del Cubano se iban al cine esa noche y su hermana había ido a un camping con el novio, por lo que era una ocasión ideal para saltarse las normas.

“Yo nunca bebo… pero como mis padres no están, digo yo que no importará si vuelvo un poco achispado.” Y claro, nosotros asentimos con envidia, porque a ver quien se colaba en casa oliendo a tabaco o a cubata.

Y aquí llega el primer gran error de mi adolescencia: confundir colores con graduaciones. Me explico: yo no solía beber alcohol, a lo sumo algo de Martini de tarde en tarde, y una vez un chupito de whisky que me supo asqueroso. Yo, inocente de mí, pensé que a más oscura fuera la bebida más fuerte era (a fin de cuentas, el agua es transparente, ¿no?). Así que cuando el Cubano me dijo que le sirviera algo poco cargado, agarré un baso de tuvo, una botella de vodka, y lo llené hasta la mitad. Luego un chorreón de refresco de naranja.

“No le eches hielo, que enseguida se me coge la garganta.” Ea, pues sin hielo, total, el vodka es transparente y seguro que sabe hasta dulce.

Pues no, resulta que el vodka no es dulce. Pero el Cubano, por no quedar mal ante sus nuevos amigos, no protestó. Se lo tomó de dos tragos y achacó la tos a que se le había ido por mal camino (es decir, rumbo al hígado). Luego, supongo que por quedar de valiente, me pidió otro más.

A las 11:30 de la noche, cuando yo me iba a despedir de todo el mundo, vi que el Cubano estaba tirado sobre la arena y que no era capaz de ponerse en pie sólo. Se había bebido alguna que otra copa más, estando tan borracho que ahora parecía un pelele de trapo.

“No podemos dejarle ahí. Debemos llevarle a casa.” Me dijo Alvarito, que por aquel entonces aún no se había vuelto pirómano de libros

Llevarlo a casa era sinónimo de llegar tarde. Sinónimo de ser castigado y de llevarme una bronca. Pero a los adolescentes, sobre todo a los adolescentes suspendidos por el mismo profesor, nos unen vínculos más allá de la razón y la lógica adulta. Le agarramos y empezamos a caminar.

Yo no sé si ustedes han intentado llevar a un amigo borracho a través de las callejuelas de su ciudad. Como deporte yo no lo recomiendo, pero si deciden practicarlo a pesar de mis advertencias, han de saber que es toda una odisea cruzar a través de los semáforos con un peso muerto que iguala al tuyo, que no para de reírse, y que encima va perdiendo las sandalias por mitad de la carretera.

Al final optamos por lo cómodo: le quitamos las sandalias, y medio a rastras medio a cuestas lo metimos en su casapuerta, en su ascensor y, finalmente, tras registrarle buscando las llaves (en el bolsillo trasero llevaba un condón que había caducado hacía un año, aunque Alvarito se lo quedó pensando que era un chicle) le arrastramos hasta su cuarto y le metimos en la cama, sin ni siquiera quitarle la ropa.

Nos íbamos a ir ya cuando, vaya por dios, entraron los padres por la puerta. Por supuesto no les esperábamos, pues les creíamos en el cine (luego nos enteraríamos que ya no quedaban entradas). Alvarito, que nunca sirvió para detective, les preguntó:

“¿Quiénes sois?”

Los pobres padres, asustados de ver a dos canijos desconocidos en su casa, nos hicieron la misma pregunta con aire malhumorado y receloso. Y justo en ese momento el Cubano apareció. Con los pies sucísimos de haber caminado descalzo por el suelo, la cara descompuesta, los ojos enrojecidos y la voz pastosa, alcanzó a decir:

“Pa… ma… que he comío algo… que me ha sentao mal… y man traío…”

Durante tres segundos, los padres de el Cubano estuvieron a punto de engañarse a sí mismos y creerse la mentira. Pero luego el cubano hipó… sólo que no era hipo, sino una arcada, y en cuestión de otros tres segundos el suelo y los pies del Cubano se llenaron con una papilla amarillento-marronzusa, mezcla de tortilla, pinchitos y el bollicao de la merienda, todo ello aderezado con un exquisito olor a vodka barato.

El Cubano estuvo dos semanas castigados, hasta que sus padres se apiadaron de él y le dejaron salir. Los pobres se auto-engañaron creyendo que no volvería a beber después de aquella experiencia. Alvarito contó todo lo ocurrido en casa, dichosa sinceridad suya, y sus padres le castigaron por haber ido a una barbacoa con alcohol. A mí, que llegué a casa una hora después de lo acordado (lo acordado entre mi padre y mi madre, se entiende), también me tuvieron castigado unos días.

Por supuesto, cuando volvimos a vernos pasó lo que tenía que pasar. La injusticia de nuestros padres era tremenda, y si el odio a un profesor une a los adolescentes, las injusticias paternas les convierten en una auténtica piña. Nos volvimos inseparables, claro está.

2007-06-27 00:16 | 5 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gadesnoctem.blogalia.com//trackbacks/50517

Comentarios

1
De: Ludmir Fecha: 2007-06-27 13:15

-La incomprension es la guia de un adolescente, tiene narices que actuar de modo altruista llevando a un compañero a su casa para sacarlo de un apuro, fuera considerado un acto digno de castigo por nuestros padres...
-Seguro que se hubieran quedado tela de tranquilos, si al dia siguiente de la barbacoa, les cuenta el padre del susodicho, la peana tan enorme que se cogió su hijo, con lo que castigados de nuevo, por haber estado en una barbacoa con alcohol..
-Conclusión, mas que la incomprensión, nuestra compañero en la adolescencia (al menos el mío) era el castigo constante..



2
De: LVH Fecha: 2007-06-27 14:14

Hola Jose, soy Lolo. Felicidades por tu recién estrenado blog!

Este me ha llamado la atención porque me da a mí que conozco al tal cubano jejejeje. Si le gustan mucho las motos, el tenis y suele (o solía llevar) gorra al estilo Samuel L. Jackson es quien yo me sé, fijo.



3
De: Jose Joaquin Fecha: 2007-06-27 23:11

Si es que el mundo es un pañuelo...



4
De: Iván Fecha: 2007-06-28 12:51

Muy buena anécdota, que seguro que a muchos nos trae recuerdos propios.

La mía, que fué prácticamente idéntica, quedo rubricada por una de las mejores salidas que he visto nunca por parte del padre de mi amigo: en esa época se decía que había gente que echaba pastillas en las copas para joder, así que ante el estado lamentable de mi amigo, le solté a su padre "Es que le han echado algo en el vaso, seguro".

Él, sin mover un músuclo, dijo "Sí, y por la peste que echa, parece whisky".



5
De: Jose Joaquin Fecha: 2007-06-28 14:06

Jajajaja, muy buena la del padre...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.92.201.232 (0d8f07a457)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?



  

Consigue mis libros

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

La explosión Marvel: Historia de Marvel en los 70

Los animales en la Historia y la Cultura

Los animales en la Historia y la Cultura

Bajo el Sol naciente

Bajo el Sol Naciente

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Los cómics de la Segunda Guerra Mundial

Don Juan Tenorio y Halloween

Don Juan Tenorio y Halloween

Archivos

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos

  • Aventuras de Carbonell
  • Chile
  • Cine y series
  • Clases y alumnos
  • Cosas que pasan
  • Cuentos
  • Dibujos y Pinturas
  • Doctor Who
  • GURPS
  • Historia
  • Historias que no se si me pasaron
  • Historieta y Literatura
  • James Bond
  • Musica y Radio
  • No se lo pierdan
  • Publicaciones
  • Rol y Videojuegos

  • Blogalia

    Blogalia

    Tu IP es:

    Blogs de Cádiz

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces indispensables

    CRISEI

    DIARIO DE UNA NIÑERA EN BIRMINGHAM (Alejandra Flores)


    © 2002 Jose Joaquin